Investigan presunto fraude contable en el Banco Central de Paraguay

Economía

El contralor general de Paraguay, Francisco Galiano, calificó de "escándalo sin precedentes" el hallazgo de una presunta contabilidad paralela en el Banco Central de Paraguay (BCP), ventilada por una investigación periodística.

"Si esto se confirma se va a constituir en el más grande escándalo visto, dada la autoridad que tiene el BCP dentro del manejo económico de la República", dijo Galiano en rueda de prensa este miércoles.

Una investigación periodística del matutino ABC reportó la existencia de un "presupuesto B" en la banca estatal, utilizado presumiblemente para desviar grandes sumas en concepto de sobornos y tráfico de influencias.

Dicho "presupuesto B" habría sido usado para el pago de compras y contrataciones del Banco Central, asociados con millonarios sobrecostos, contrataciones directas, prórrogas contractuales indebidas y la adjudicación de las ofertas más caras.

El ilícito presupuesto también fue usado "para financiar gastos reales o ficticios, para el beneficio personal o sectorial de los gobernantes, utilizando las reservas internacionales y la emisión monetaria, inflación o impresión de billetes sin valor", según el periódico.

La publicación estimó que el caso podría llegar a ser uno de los fraudes más grandes de los últimos tiempos y que mayores daños ocasionó al país.

Al respecto, el contralor general Galiano dijo que el Banco Central no presentó "ni un solo documento" referido al presupuesto en cuestión.

"Es la primera vez que estamos manejando una denuncia de tanto voltaje como esta", reconoció, y admitió que funcionarios o ex funcionarios de la Contraloría podrían estar involucrados.

El presidente Nicanor Duarte convocó para este miércoles a la presidenta del BCP, Mónica Pérez, a quien le reiteró su apoyo para transparentar la gestión bancaria.

Pérez, una ex funcionaria del FMI, asumió el pasado 10 de junio. Apenas se instaló comenzó a tomar medidas que han creado escozor en la cúpula de la banca estatal.

En declaraciones a la prensa, Duarte dijo que los directores del banco que no estén de acuerdo con la nueva presidenta, "deben renunciar".

Ellos solamente pueden ser destituídos a través de un juicio político por el Senado.

El Banco Central fue saqueado en varias oportunidades, la primera conocida fue por un escándalo de divisas en 1983 en plena dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-89).

Luego, al caer el régimen en 1989, su entonces presidente Romeo Acosta fue pillado in fraganti con varias maletas de dinero.

Más adelante, en 1994, durante el Gobierno del presidente Juan Carlos Wasmosy, la prensa divulgó un negociado con billetes destinados a su destrucción y el saqueo de trofeos antiguos de oro y diamante guardados en la bóveda.

En 2002 fue denunciado el ex presidente Luis González Macchi (1999/2003) por un desvío de 16 millones de dólares a una cuenta privada del Citibank de Nueva York.

Dejá tu comentario