El Gobierno espera que el IPC siga bajando y cierre año cerca del 2%

Economía

Remarcan que hay una desaceleración aunque reconocen que es más lenta de lo que se esperaba.

El Índice de Precios al Consumidor que releva el INDEC volvió a mostrar una baja intermensual durante de julio, promedió el 3% y tuvo el menor registro desde octubre de 2020. En el Gobierno remarcan que hay una desaceleración aunque reconocen que es más lenta de lo que se esperaba. Señalan el impacto del avance de los precios internacionales de las materias primas que según los cálculos del Banco Central aumentaron un 52% interanual y también indican que se activó la puja distributiva. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dijo que esperan “una convergencia en cifras más cercanas al 2% hacia fin de año”.

Si bien la inflación continúa en niveles elevados y ya superó el 29% previsto en el presupuesto 2021, desde el Ministerio de Economía apuntan a observar la película y no la foto. Remarcan que ya van 4 meses consecutivos de desaceleración y esperan que esa tendencia se consolide hacia fin de año.

El diagnóstico oficial es que durante la primera mitad del año hubo una aceleración de los precios por encima de lo previsto por los efectos de un shock internacional muy fuerte de aumento de precios de los productos primarios. El Banco Central estimó un aumento promedio de las materias primas del 52% en el mundo.

Con este escenario, esperan que el menor impacto del fenómeno de las commodities durante la segunda mitad del 2021 impacte en una baja de la inflación. “Esperamos ir convergiendo a cifras más cercanas al 2% hacia fin de año”, había dicho Kulfas días atrás en diálogo con Radio 10.

En el gabinete económico reconocieron que la inflación se reduce más lento de lo que el Gobierno esperaba. “Al shock de precios internacionales se sumó a una economía que estaba trabajando sobre un nivel de inercia elevado”, explicó la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

A todo este diagnóstico, la titular de la AFIP, Mercedes Marcó Del Pont, sumó la puja entre precios y salarios. “Esto es parte de una puja distributiva. Estamos en una etapa creciente del ciclo de la demanda. Tenemos que garantizar que no se transforme en mayores presiones y aumentos por parte de los formadores de precios”, dijo la funcionaria en declaraciones radiales.

Contexto

Además del impacto de la inflación en el mundo, el Gobierno también lidia con el desarme del esquema de congelamiento de precios de consumo que rigió desde el comienzo de la pandemia. A comienzo de mes la Secretaría de Comercio acordó con grandes firmas aumentos de entre 4% y 9% para productos que fueron excluidos del programa Precios Máximos.

De todas maneras, la expectativa es que el menor avance de los precios regulados como el combustible, el transporte y las tarifas de servicios públicos redunden en una baja del índice de precios al consumidor. Al mismo tiempo, según fuentes del Gobierno afirman que “el Banco Central adecúa el ritmo de deslizamiento del tipo de cambio con el fin de contener las subas de precios de los bienes transables e influir sobre las expectativas inflacionarias”. Apuestan en ese sentido a que la devaluación del peso frente al dólar continúe por detrás de la inflación hasta fin de año.

Dejá tu comentario