La Argentina pagará a Venezuela u$s 200 millones por fueloil

Economía

El gobierno de Néstor Kirchner se habría asegurado la provisión de combustible líquido para sus centrales térmicas, con lo cual se garantizaría la generación de electricidad para el invierno, luego de haberse cerrado el martes pasado el acuerdo entre la Argentina y Venezuela. Según aseguraban ayer en el Ministerio de Infraestructura de Julio De Vido, este tratado permitiría importar 1.000 millones de metros cúbicos de fueloil y unos 150.000 millones de gasoil, en un plazo de tres años, lo que garantizaría el funcionamiento de las centrales argentinas si se mantuviera estable la demanda interna de energía actual.

En total, y a precios actuales, el gobierno calcula que se deberían pagar por la totalidad del embarque unos 200 millones de dólares a medida que se vayan efectuando los pedidos de importación. Sin embargo, y como se trata de un intercambio de combustible por alimentos, indirectamente ese dinero volvería a ingresar en la Argentina, vía el sector privado. Entre los dos países se formará un fideicomiso por el cual los pagos del gobierno argentino irán a una cuenta administrada en conjunto por el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) en la Argentina, dirigido por Arnaldo Bocco, y el Banco Nacional de Desarrollo de la República Bolivariana de Venezuela, que, a su vez, comprará alimentos a los productores de la Argentina para luego reexportar la mercadería hacia Venezuela. La Argentina se garantizó, además, en el texto del acuerdo, un plan de pagos que incluye la liquidación a 45 días de 20% del monto, y el resto en 12 cuotas mensuales. No se aclara, y dependerá de las circunstancias, el momento de definir el precio de la operación (la salida de los puertos venezolanos o la llegada a la Argentina).

El primer embarque de combustible venezolano llegaría en mayo, y por cuestiones de calado el puerto en el cual se volcaría la mercadería sería el de Bahía Blanca, donde la Central Piedrabuena estaría en condiciones de almacenar el combustible. Eventualmente se podría recurrir, además, al puerto de Rosario, que también cubre las demandas de la operación.

El convenio, que durará hastaabril de 2007, se cerró el martes a la noche en Caracas, donde el presidente venezolano,
Hugo Chávez, preparó el Palacio de Miraflores con los ornamentos para los grandes eventos. Llamó a todo su gabinete de ministros en pleno (además del poderoso presidente de PDVSA, Alí Rodríguez), hayan tenido que ver o no con las negociaciones, y se reservó un largo espacio para un discurso donde previsiblemente comparó este tratado con el abrazo de San Martín y Bolívar. Preparó, además, otra frase clásica para el evento: «Venezuela estuvo mirando mucho tiempo al Norte y ahora debemos mirar a nuestros hermanos del Sur». Por la Argentina, además de De Vido llegaron a Caracas el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Martín Redrado, y el subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar.
.

Dejá tu comentario