La liga el mercado, pero sufre la gente

Economía

Que el presidente Bush no está pasando por el mejor momento de su carrera es evidente. Según las últimas encuestas, la aprobación a su gestión ha caído a 23 por ciento; a su política externa, a 19 por ciento, y a la económica, a 12 por ciento (en todos los casos el mínimo de su mandato). Pero no es él el único político desprestigiado: la aprobación a la gestión del Congreso -controlado por los demócratas- se desplomó a 11 por ciento, ¡el valor más bajo de la historia! El número de americanos que creen que el país va por la senda correcta bajó el último mes de 23% a 16%, también una marca histórica de mínima, mientras la confianza de los consumidores está en el punto más bajo de los últimos 28 años.

Parece ser que los norteamericanos no están muy contentos y según la reducción en la estimación de crecimiento del PBI de este año (a 0,75%), el incremento en la tasa de desempleo (a 5,6%) y la suba de los precios (a 3,3%) que acaba de hacer la Fed -demostrando así que falla en sus dos principales mandatos: impulsar el crecimiento y controlar los precios- tienen alguna razón.

No sorprende entonces que el dólar se haya derrumbado ayer 0,60% frente a las principales monedas y que el petróleo (que parece afectado del "síndrome de China" -el modelo según el cual un reactor superrecalentado podría ir fundiendo su base y con ello retroalimentarse hasta llegar al otro lado del planeta-, donde cualquier noticia, buena o mala, sirve de excusa para impulsar la suba) estableciera un nuevo máximo en u$s 133,17 por barril.

Dadas así las cosas ni el sector energético, ni el de materias básicas (lo peor del día) pudieron beneficiarse de la suba de los commodities. La muestra de "seriedad" de la calificadora Moody's, que categorizó un grupo de emisiones como AAA, cuando les correspondían cuatro niveles menos y se negó a reconocerlo, fue premiada con una baja de 10 por ciento para el papel y un retroceso de 2,4 por ciento para el sector financiero. El Dow (sin una sola suba y con más volumen) retrocedió 1,77 por ciento, a 12.601,19 puntos. Lo peor fue que ayer ni los treasuries se salvaron.

Dejá tu comentario