Latam Argentina: el Gobierno le exige anular recorte salarial

Economía

La línea aérea de capitales chilenos había aplicado una reducción del 50% a la mayoría de sus 2.250 empleados en el país. El Ministerio de Trabajo ayer resolvió a favor de una denuncia de los gremios.

La situación de la filial argentina de Latam Airlines quedó en estado crítico. Ayer, en el mismo día en que su casa matriz se acogió a la convocatoria de acreedores bajo la ley de Estados Unidos, recibió una noticia que le cambia radicalmente su balance actual: el Ministerio de Trabajo le ordenó dejar sin efecto el recorte del 50% que aplicó en los salarios de los 2.250 empleados que tiene en el país y que había comenzado a aplicar desde abril.

La empresa de capitales chilenos tiene en la Argentina una flota de 13 aviones con los cuales cubre rutas domésticas y regionales. Y como consecuencia del coronavirus mantiene todas sus operaciones paralizadas.

Latam Argentina no forma parte del paquete de filiales que ingresaron a la protección del Capítulo 11 de la ley de quiebras de EE.UU. En cambio, si están incluidas las operaciones de Chile, Perú, Colombia, Ecuador y Estados Unidos.

El CEO global de Latam, Roberto Alvo, buscó quitarle dramatismo al anuncio y dijo: “El proceso de reorganización financiera del Capítulo 11 es un marco legal bajo el cual Latam y sus filiales podrán redimensionar sus operaciones y adecuarlas al nuevo entorno de demanda y reorganizar sus balances financieros, permitiéndoles resurgir como negocios más ágiles, resilientes y sostenibles”.

Según el razonamiento del directivo, la medida es beneficiosa en este contexto de dificultades que plantea la pandemia. Pero, en consecuencia, surge la duda: ¿qué pasará con la operación argentina, que no tiene la posibilidad de protegerse bajo ese mismo paraguas?

Alvo dio algunos indicios de lo que puede ocurrir en una rueda de prensa virtual. “En Argentina llevamos operando desde 2005. Ahora la situación económica es compleja y es muy difícil la situación del sector en particular. Tenemos que ver cómo sigue desarrollándose la pandemia y cómo avanzan las conversaciones con el Gobierno para decidir nuestros próximos pasos”. También remarcó que “es una crisis sin precedente y ninguna línea aérea puede sobrevivir sin ayuda”. “No descarto que tengamos que tomar decisiones importantes en las próximas semanas”, dijo y agregó más incógnitas.

Es sabido que el Gobierno argentino no tiene en su agenda algún tipo de salvataje a las líneas aéreas. La ayuda se limita a la ayuda del programa Asistencia para el Trabajo y la Producción (ATP), que les cubre parte de los salarios.

Por el momento, Latam Argentina apeló al recorte salarial como una herramienta para achicar gastos y soportar la cuarentena. Por una decisión del grupo, en todas sus filiales aplicó una rebaja de 50% que incluye a los sueldos de abril, mayo y junio. En el país,la medida afecta a los salarios mayores a $47.500 y generó el rechazo inmediato de los gremios del sector (pilotos, personal técnico, de cabina, entre otros), pese a que la empresa aseguró que habían sido acordados con el personal. “Ningún contrato individual puede homologarse sin acuerdo del sindicato”, replicó APA.

El reclamo sindical llegó al Ministerio de Trabajo, donde después de varias audiencias virtuales, ayer se resolvió intimar a la aerolínea para que pague el total de los sueldos. Y le dio plazo de 72 horas para que restituya lo recortado en abril.

La empresa decidió no hacer comentarios sobre la medida de Trabajo. Ni sobre el momento en que se conoció la resolución. Por ahora la postura de la compañía fue expuesta ante la mesa de trabajo convocada por la ANAC a través de las cámaras del sector (IATA y Jurca). La principal preocupación es la prohibición vigente para vender pasajes hasta el 1 de septiembre, que les impide generar facturación anticipada para cubrir parte de sus costos en esta etapa.

Por otro lado, tanto Latam como las otras empresas que operan en el mercado doméstico (Andes, JetSmart y Flybondi) saben que no habrá posibilidad de rescate alguno más que el acceso a los ATP. Por eso, en el sector hay quienes especulan con que la decisión de Latam global de ir al concurso de acreedores en EE.UU. podría tener su expresión local en un plazo breve.

Capítulo 11

Latam es la compañía aérea más grande de América latina, con rutas a 145 destinos en 26 países y alrededor de 1.400 vuelos diarios. Claro que estas cifras son anteriores a la pandemia. Ahora sólo mantiene vuelos en Chile y Brasil.

Ayer se acogió al capítulo 11 de la ley de quiebras de EE.UU., empujada por la “drástica caída de la actividad causada por la pandemia”, explicó. El pedido incluye a las filiales en Chile, Perú, Ecuador y Colombia. Y no alcanza a la Argentina, Brasil y Paraguay.

Según explicó el CEO, Roberto Alvo, el grupo tiene deudas del orden de los u$s10.000 millones y busca reorganizar su operación y negociar con sus acreedores bajo el paraguas de la ley de EE.UU., bajo la cual se rigen la mayor parte de sus pasivos.

El viernes anunció el despido de 450 empleados en Chile, Perú, Ecuador y Colombia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario