Leve depreciación del real a 1,990 unidades

Economía

El real brasileño se depreció 0,15% frente al dólar, por lo que la divisa estadounidense terminó cotizada a 1,987 reales para la compra y a 1,990 para la venta en el tipo de cambio comercial.

Por su parte, la bolsa de San Pablo terminó en uno de los niveles más bajos del año, en los 56.030 puntos, con un descenso del 0,59% del índice Bovespa, que fue víctima del pesimismo por las perspectivas de la economía brasileña.

El Bovespa terminó apenas 80 puntos por encima de su mínimo anual y con 47 de sus 69 acciones en rojo.

Los inversores brasileños pusieron su atención en la incertidumbre que genera la economía local y los negocios de algunas grandes empresas que, una vez más, vivieron una jornada de alta volatilidad.

Las órdenes de venta sacudieron a la gigante petrolera Petrobras, que este martes detalló su plan de negocios hasta 2017, con el que no generó excesiva confianza en el mercado.
Las acciones preferenciales de la petrolera estatal, las que cuentan con una mayor liquidez, registraron un acentuado descenso del 1,31 por ciento.

En situación opuesta, la minera Vale, se recuperó en parte de una fuerte caída sufrida el martes con un alza del 2,04 por ciento en sus títulos preferenciales, que fueron los más negociados del día.

Los descensos afectaron también a la mayoría de las empresas del conglomerado EBX, dirigido por el multimillonario Eike Batista, con la excepción de la petrolera OGX que, precisamente, tuvo el mejor resultado de toda la bolsa.

OGX subió un 4,38 por ciento, con lo que contrarrestó en parte el varapalo del 9,81 por ciento experimentado por la minera MMX, otra de las empresas del mismo grupo.

La mayor caída de la plaza correspondió al hundimiento del 13,95 por ciento de las acciones de Cemig, la compañía eléctrica del estado de Minas Gerais (sureste), en un mal día para todo el sector.

El único sector que se salvó de la quema fue el financiero, en el que todos los bancos representados en el selectivo Bovespa cerraron con ganancias.

Los bancos, que tenían la vista puesta en el escenario internacional, acogieron con buenos ojos la decisión de la Reserva Federal de EE.UU. de mantener sin cambios sus políticas de estímulo monetario.

El volumen de negocios en la plaza paulista ascendió a 7.774 millones de reales (unos 3.906 millones de dólares), que se contabilizaron en 958.575 operaciones de compraventa.

Dejá tu comentario