La ley de Etiquetado de Alimentos es saludable y económicamente sustentable

Economía

Esta ley cuenta con el apoyo de la mayoría de las asociaciones de nutrición y de los organismos internacionales dedicados al mejoramiento de la salud. Solo se oponen a ella quienes presentan conflictos de intereses, generalmente defendiendo a las grandes corporaciones de la industria alimentaria.

Actualmente estamos discutiendo en la Cámara de Diputados un proyecto de Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos. El proyecto ya fue aprobado en el Senado casi por unanimidad, por lo que se trata del último paso para avanzar en una legislación fundamental para la salud pública, capaz de transformar la vida cotidiana de todos, aunque aún la iniciativa es poco conocida.

¿De qué se trata? Esta Ley obliga a todos los productos no saludables a llevar un sello de advertencia visible y claro. Los sellos, de forma octogonal y con fondo negro, identifican los excesos en azúcares, sodios y grasas, siguiendo los parámetros nutricionales de la Organización Panamericana de la Salud.

Hoy, en cambio, las grandes corporaciones industriales reducen costos introduciendo ingredientes nocivos para la salud, muchos de los cuales no sabemos que están en nuestros alimentos. En los envases, la información nutricional es confusa y engañosa. Por eso las grandes corporaciones se oponen, con todo tipo de argumentos, a la aprobación de esta ley.

La mala alimentación es una de las principales causas de Enfermedades Crónicas no Transmisibles, como la diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otras. Son justamente los sectores más empobrecidos los que quedan más expuestos a las dietas insalubres. La diabetes, por ejemplo, crece en modo exponencial entre los niños y niñas de los sectores populares.

Por supuesto que ni ésta, ni ninguna Ley por sí sola, van a modificar de un día para el otro inequidades tan estructurales en el acceso a una dieta saludable. Pero está comprobado que el etiquetado de advertencia ayuda a modificar los hábitos alimentarios en pos de una dieta saludable en todos los sectores socioeconómicos. En Chile está en vigencia desde 2016 y los resultados allí muestran que el 68% de las personas cambiaron sus hábitos alimentarios, mientras que el 20% de las industrias modificaron sus productos; además, el consumo de bebidas azucaradas bajó casi un 25%, y se demostró que un 48.1% de los consumidores compara la presencia de sellos a la hora de comprar[1].

Esta ley cuenta con el apoyo de la mayoría de las asociaciones de nutrición y de los organismos internacionales dedicados al mejoramiento de la salud. Solo se oponen a ella quienes presentan conflictos de intereses, generalmente defendiendo a las grandes corporaciones de la industria alimentaria. Estos lobbistas afirman que se reducirán las ventas, que caerá el empleo en su sector e incluso que van a disminuir sus exportaciones. Así, pareciera que la Ley de Etiquetado enfrenta a la Salud vs. la Economía. Pero nada más lejos de la realidad.

Un reciente artículo sobre el impacto de la ley en Chile, publicado por la prestigiosa revista científica Food Policy, lo demuestra. Allí se asegura que -18 meses después de la implementación del etiquetado-, no se advierten impactos ni en el empleo ni en el promedio de los salarios reales. Además, el Senador Chileno Guido Girardi expuso ante nuestra Cámara en días pasados, y confirmó que las exportaciones del vecino país no disminuyeron tras la implementación del etiquetado.

A su vez, es falso que esto perjudique las exportaciones, dado que para exportar cualquier producto la compañía debe envasarlo con la reglamentación del país en donde será consumido.

Lo que se demuestra, por el contrario, es la enorme capacidad de adaptación de la industria alimentaria; en tal sentido, esta ley termina generando un incentivo para la reformulación de productos más saludables. De hecho, el Presidente de Nestlé Chile afirmó recientemente “La ley es algo interesante, innovador y ha sido exportado. Por lo tanto, no es algo malo” [2].

Por otra parte, también existen otras voces en el mundo de la producción de alimentos que se benefician con la normativa. La Federación Nacional de Mercados Frutihortícolas, se posicionó fuertemente a favor del Etiquetado Por todo esto, es imperioso que la Cámara de Diputados apruebe la Ley de Etiquetado frontal de alimentos, con el sistema de sellos y con el perfil de nutrientes que ya tuvieron media sanción en el Senado. Sería un paso hacia una sociedad más saludable e igualitaria.

[1] Datos en:

https://elpoderdelconsumidor.org/2019/12/etiquetado-frontal-de-advertencia-en-chile-con-grandes-resultados-y-sin-impacto-economico-negativo/

[2] https://edairynews.com/es/presidente-ejecutivo-de-nestle-chile-y-el-etiquetado-la-ley-es-algo-interesante-innovador-y-ha-sido-exportado-no-es-algo-malo-119609/

Temas

Dejá tu comentario