Rotoplas pone un pie en Longvie: se asocian para fabricar termotanques

Economía

El grupo mexicano, dueño de Señorial, producirá una línea premium en la planta que la empresa familiar tiene en Paraná.

El grupo mexicano Rotoplas, dueño en la Argentina de la marca de termotanques Señorial, comenzará a producir una línea premium. Lo llamativo es que su nuevo producto, llamado Señorial Black, se fabricará en la planta que su competidor Longvie tiene en la ciudad de Paraná. Para esto, Rotoplas selló una alianza con Longvie, uno de los fabricantes de línea blanca más tradicionales de la Argentina, que también vende termotanques y que, en simultáneo, montará sobre la misma plataforma su propia línea premium: Longvie Duo.

El negocio de Rotoplas es el agua. Se dedica a ofrecer soluciones para el almacenamiento, conducción, tratamiento y reciclaje de agua. Cotiza en la Bolsa de México. Está presente en 14 países y tiene 18 plantas propias. En Argentina tiene sus marcas Rotoplas, IPS (tuberías) y Señorial. Emplea unas 700 personas, de las cuales 190 trabajan en Olivos, donde fabrica los artefactos de calentamiento de agua Señorial, marca que compró en 2016.

Longvie es una empresa familiar con 100 años de trayectoria en el sector de línea blanca. Tiene fábricas en Entre Ríos, Catamarca y en el conurbano. Enfrenta problemas financieros. En mayo tuvo que renegociar con los tenedores de sus obligaciones negociables.

Pablo Feresini, CEO de Rotoplas Argentina, en diálogo con Ámbito, explicó la lógica del acuerdo con Longvie: “Esta alianza estratégica nos hace reforzar en un segmento en el cual no estábamos compitiendo tan fuertemente. Si bien con los termotanques que fabricamos somos líderes en Argentina, apuntamos a un segmento específico que es el más grande del mercado, con un consumidor ávido por las innovaciones, que valora mucho la calidad, las prestaciones, la durabilidad, pero a la vez exige un precio muy equilibrado”.

Periodista: ¿Rotoplast invirtió para dotar de tecnología a la planta de su competidor Longvie?

Pablo Feresini: En principio, lo que hicimos fue invertir en el desarrollo de productos, certificaciones, cambios, moldes, etc. Y la contratación de personal, porque hizo falta mano de obra muy específica para producir esta nueva línea.

P.: ¿Esta asociación puntual, puede evolucionar hacia una participación del grupo Rotoplas en Longvie, viendo las dificultades que atraviesa esa empresa?

P.F.: La alianza con Longvie es específicamente para el desarrollo de estas líneas. Creímos que las sinergias de nuestra ingeniería con la de Longvie, más la capacidad productiva que encontramos en la planta de ellos, era perfecta para el desarrollo de este proyecto.

Hoy estamos concentrados en esta asociación que estamos lanzando. Mirar tan lejos es un poco de futurología. Tenemos este compromiso, tenemos este acuerdo, que incluye termotanques y posiblemente se amplíe también a calefones. Pero hay que ir paso a paso, como diría un ex director técnico.

P.: ¿Cómo influyeron para decidir este acuerdo la capacidad ociosa que tiene Longvie por la caída de ventas y los problemas financieros que arrastraba la empresa?

P.F.: Por suerte antes de decidirnos por esta alianza obviamente era necesario verificar la solidez de Longvie y más allá de esos traspiés, hoy está solida y ha reconfigurado correctamente su deuda. Y esto ayuda a consolidarnos como conjunto.

P.: ¿Cómo se explica que sobre la misma plataforma conjunta Longvie saque a la vez una línea premium que competirá con la suya?

P.F.: Es parte del acuerdo conjunto. Sobre esta plataforma desarrollada entre ambas empresas salen productos con la dos marcas. Son como las asociaciones que se hacen entre las automotrices muchas veces, donde se busca el apalancamiento estratégico de las ingenierías, las plantas, la mejor eficiencia. Es básicamente el concepto de coopetición, que está muy moda. A veces somos competidores, pero para ciertas cosas nos unimos para ser más fuertes.

P.: ¿Cómo está hoy el sector de línea blanca, que ya venía con caída de ventas antes de la pandemia?

P.F.: Nuestro sector viene pasando por un momento difícil, pero dentro del promedio estamos un poco mejor. El agua caliente es un bien esencial, y por eso siempre que se retrae el mercado de línea blanca el de calentamiento de agua es el que menos se resiente. En los últimos dos años fuimos la marca de termotanques más vendida, con crecimientos exponenciales año tras año. Por eso nos vimos en la necesidad de buscar alternativas y estamos en proyectos futuros de inversiones. El acuerdo con Longvie es uno de ellos. Lo veníamos trabajando antes de la pandemia.

Hoy el consumidor, aunque tiene el bolsillo más flaco, está privilegiando ciertos gastos. Dejó de gastar en esparcimiento, indumentaria. Pero parte de ese dinero lo dedica a lo que hoy es el bien más importante, su casa. Y con un Ahora 12 o 18, la gente hace la inversión en un electrodoméstico.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario