Medidas económicas: el elemento clave y secreto que decidió al Gobierno

Las medidas que dio a conocer el Gobierno buscan tres objetivos a la vez, uno de ellos que resulta clave en estas circunstancias.

Ministerio de Economía puerta
Ignacio Petunchi

Las medidas que dio a conocer el Gobierno buscan tres objetivos a la vez, uno de ellos que resulta clave en estas circunstancias. Por un lado, el ministro Massa intenta recuperar la iniciativa de gestión -en contraste con la posición que asumió el presidente Fernández en las últimas horas- toda vez que el anuncio del set de decisiones llega después de conocerse el dato de inflación de abril y unas horas antes de la apertura de los mercados del lunes, especialmente el de los dólares financieros y el dólar blue.

Es una finta política que lo muestra a Massa al frente de un numeroso equipo multidisciplinario, dando la discusión con la oposición política.

Dólar y después

En segundo lugar, el elemento clave, las medidas intentan mantener elevada la demanda de pesos en la economía, ya sea por la vía de una mayor tasa de interés en los bancos en los sectores de ingresos medios y altos, y una propensión a destrabar el consumo de bienes y servicios en hogares de ingresos bajos mediante programas como el Ahora 12 vía una reducción de las tasas. Esto es fundamental porque, si bien hay quienes sostienen que el exceso de emisión monetaria, es decir mayor oferta de pesos, ha impulsado los niveles de inflación, el equipo económico pone la atención superlativa ahora en la demanda de pesos.

Esto es vital. Una caída de esta última tiene un impacto similar a un shock adicional de oferta. En ese plano podrían inscribirse todas las medidas tendientes a bajar el precio de los insumos difundidos y alimentos, incluso habilitar al Mercado Central como importador - ¿nuevo demandante de dólares?- que intentan darle un impulso al poder adquisitivo mediante un ajuste del salario real.

Plazo fijo, depreciación del peso y FMI

Si bien existen varios vectores para el análisis que amplificarían el panóptico, el tercer punto pareciera destinado a sostener la negociación con el Fondo Monetario Internacional. ¿Por qué podría pensarse que esta es la principal medida antiinflacionaria? Porque el Gobierno cree que, independientemente de todas las decisiones que pueda tomar, el verdadero objetivo que se traza es el de sostener la brecha cambiaria en niveles promedio y, para ello, debe sumar dólares en las reservas.

Banco Central

El FMI parece ser, por ahora, el único que puede darle a Massa el respaldo suficiente para lanzar algún plan antiinflacionario con posibilidades de bajarle la velocidad a la escalada de precios. Medidas como una mayor velocidad en el crawling peg del Banco Central o una tasa de interés más elevada son los pedidos necesarios que está reclamando el organismo para hacer ese desembolso. Con esos recursos, el ministro Massa piensa que podrá estabilizar las variables, entre ellas el dólar, que, de otra forma, reaccionan cada vez que se conocer el dato de inflación. Por ahora, la idea es fortalecer el cepo cambiario, ya que su perfeccionamiento implica una especie de shock negativo de oferta que, de alguna manera, compensa la sequía.

Dejá tu comentario

Te puede interesar