Guzmán: "Vengo a frenar la caída y a tranquilizar a la economía"

Economía

Sin brindar mayores detalles sobre su plan hoy la clave pasa por la ley que enviarán al Congreso de "Solidaridad y reactivación productiva".

Martín Guzmán, flamante titular del Palacio de Hacienda, intentó ayer mostrarse, en su debut ante la prensa, bien distinto a sus predecesores de Cambiemos. Varias veces reafirmó que no creía en dogmas por lo que la política económica tendría un norte pero sería flexible. Su ímpetu “sub40” y su sesgo académico son, sin duda, sus principales acervos para semejante desafío, que él mismo describió como “frenar la caída, para tranquilizar a la economía y sentar las bases de un proceso de desarrollo sostenible con inclusión social”. “No venimos a hacer promesas rimbombantes, como el gobierno anterior, venimos a resolver una muy profunda crisis económica y social, y el problema de default virtual que dejó Macri”, señaló sin tapujos.

Calificó a lo hecho en materia de endeudamiento por la gestión de Cambiemos como “irresponsable” porque solo aumentó la deuda pero no la usó para incrementar la capacidad productiva del país. “Nosotros venimos con responsabilidad, sin creer en dogmas. El modelo aplicado por Macri nunca funcionó en el mundo, solo generó vulnerabilidad”, dijo.

Guzmán sostuvo que prepararon un programa macroeconómico integral, porque existen varios desequilibrios conectados. Al referirse al déficit externo, producto de la abultada deuda, dijo que es por todo el mercado reconocido y ello se refleja en el riesgo país. Y respecto al déficit fiscal explicó que la carga de intereses es la que complica la situación. “Si Argentina paga los intereses solo lo puede hacer con un ajuste fiscal brutal”, reconoció el ministro de Economía.

Afirmó que ya empezó el diálogo y la negociación con el FMI, quién reconoce, según Guzmán, el fracaso del programa, ya caído, y que además reconoce la grave situación social. “Para no tener que hacer un ajuste fiscal brutal para poder pagar debe existir capacidad de pago y ello implica que la economía debe volver a crecer” dijo y agregó que “no se trata de una disputa con los bonistas ni el FMI, pero primero hay que tranquilizar la economía para determinar un sendero de superávit fiscal primario y de superávit comercial, consistentes con la estructura de deuda modificada”. Al respecto dijo que harán consultas con los acreedores para cambiar el perfil de la deuda y como existe un problema macro el Fondo debe involucrarse. Pero aclaró que el programa era de ellos no del Fondo.

Sin brindar mayores pistas sobre el promocionado programa económico Guzmán anunció que en los próximos días enviarán al Congreso una “Ley de solidaridad y reactivación productiva” con la premisa central de proteger a la población más vulnerable y a reestablecer las condiciones para frenar la caída dada las restricciones existentes (de falta de financiamiento).

El ministro ponderó a su equipo (ver aparte), sobre el que destacó eran profesionales con un altísimo conocimiento del sector público y que entendían el rol del Estado y el de los mercados para la gente. “Venimos a cuidar a la Argentina, a proteger lo nuestro”, blandió con firmeza el ministro.

También anunció que se creará una unidad ad-hoc para la sostenibilidad de la deuda pública, que encabezará el ministro y que diseñará las políticas de la deuda pública externa. Pero además invitarán a exsubsecretarios de Finanzas para integrar una Comisión asesora en el tema deuda.

El ministro resaltó el problema fiscal que tiene el país y sostuvo que Argentina tenía que converger a un equilibrio fiscal donde se alcance el superávit primario para hacer sostenible a la deuda pero era un problema que no podía resolverse de golpe. Por lo tanto dijo que en 2020 no habría ajuste fiscal porque ello implica tener aire para ello porque sino se profundizará la recesión. Y como no tenemos recursos extraordinarios para reactivar la economía, no se puede. Dijo además que no se financiará con emisión porque será peor el resultado. “En 2020 esperamos iniciar un proceso que es paulatino pero persistente de desinflación, y tiene que ser compatible con los otros desequilibrios que hoy exhibe la economía. No se debe atacar solo con política monetaria como se hizo en el pasado reciente; esto debe ser atacado con una estrategia macroeconómica integral, que tiene que tener en el centro la cuestión social”, explicó.

En cuanto al equipo económico que lo acompañará confirmó a los secretarios de Hacienda, Raúl Rigo; de Finanzas, Diego Bastourre; de Política Económica, Haroldo Montagu y de Política Tributaria, Roberto Arias. También integrará el gabinete de Economía la directora de la Unidad de Relaciones Internacionales, Maia Colodenco. En tanto, quien será propuesto por la Argentina como director del Cono Sur ante el FMI será Sergio Chodos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario