CAME expresó su "férreo apoyo" a la moratoria y sugirió cuatro modificaciones

Economía

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa se mostró de acuerdo con el objetivo de "ofrecer alivio financiero". Y sugirió cuatro modificaciones a los legisladores.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) expresó su “férreo apoyo” al proyecto oficial para disponer una amplia moratoria impositiva, aduanera y de seguridad social sobre deudas devengadas hasta el 30 de junio último.

“En nombre de nuestras 1491 entidades asociadas, y de las más de 600.000 pequeñas y medianas empresas en ellas nucleadas, junto con representantes de todas las provincias y de todos los sectores productivos”, sostuvo la entidad en una carta, “nos pronunciarnos en férreo apoyo al Proyecto de Ley de la ampliación de la moratoria, presentado por el Poder Ejecutivo Nacional, para ofrecer alivio financiero a las familias, comercios, pymes y empresas, reestructurando sus deudas, en el contexto de la pandemia por la propagación del COVID-19”.

Con acuerdo entre el oficialismo y la oposición, la Cámara de Diputados se encamina a emitir en comisión el dictamen de mayoría del proyecto.

Los contribuyentes podrán adherir hasta el 31 de octubre próximo y tendrán que pagar la primera cuota de sus deudas reestructuradas en noviembre.

La iniciativa plantea que el universo de beneficiarios que podrá adherir a la moratoria vigente se extenderá a todas las personas jurídicas y humanas para ofrecer alivio en medio de un contexto de crisis por la pandemia de coronavirus, por la cual el Estado perdió capacidad recaudatoria al aumentar el volumen de deudores.

Las deudas será regularizadas con un plan de pago en hasta 96 o 120 cuotas para las obligaciones tributarias y aduaneras, dependiendo del tamaño de las empresas e individuos.

En cuanto a las deudas por seguridad social, se otorgará un plan de facilidades de pago de hasta 48 o 60 cuotas. En tanto, la moratoria incluirá también la posibilidad de una condonación parcial de intereses y del total de multas acumuladas. A su vez, establece una tasa de interés fija del 2% mensual hasta enero de 2021 y, a partir de ese momento, una tasa variable en pesos.

Por otra parte, de aprobarse la normativa se permitiría utilizar todas las devoluciones aprobadas y pendientes de pago que el contribuyente tenga como saldo a favor en AFIP para compensar la deuda.

Las empresas de mayor tamaño que adhieran a la moratoria no podrán distribuir dividendos, ni realizar operaciones con títulos para eludir la normativa cambiaria ni acceder al mercado cambiario para realizar pagos a entidades vinculadas.

Modificaciones

En la misiva, firmada por su presidente Gerardo Díaz Beltrán, CAME también sugiere algunas modificaciones. En primer lugar, la entidad empresarial considera que la inclusión de deudas al 30 de junio de 2020 no resulta suficiente ”ya que, luego de esa fecha, ha continuado profundizándose el aislamiento”.

Por otro lado, explica que, “por lo imprevisto y grave de la situación el plan de pagos debería ser sin intereses, o bien con un interés fijo por todo el plan de pagos menor al propuesto”.

Además, estima “necesaria la inclusión de los anticipos caídos y, sumado a ello, deberían poder incluirse los saldos de DDJJ de Bienes Personales y Ganancias Personas Humanas, ya que han sido igualmente afectadas y no forman parte de un compartimiento estanco. En el caso de Bienes Personales, el stock de bienes gravados no implica posibilidad de pagar el tributo”.

Por último, "dada la complejidad que constituye las vigas productivas y comerciales de la Región del AMBA, así como su complicado entramado social", pidió "un tratamiento diferencial para la región que implique una condonación de las deudas de las pymes afectadas".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario