Moreno otra vez polémico

Economía

• De nuevo por distorsión del índice

La inflación en las provincias que dio a conocer ayer el INDEC no deparó sorpresas: fue de 0,8%, como la informada para la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Se federalizó el maquillaje. Pero no es tan simple la cuestión. El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, volvió a intervenir en el dato de Mendoza, marcando también 0,8% prefijado. Funcionarios de esa provincia salieron a alertar que el número real era más del doble. Lo que está claro es que la prometida reforma del INDEC está cada día más lejos. Es más, a sabiendas de que la inflación real seguirá muy alta en 2008, apuntando ya a un preocupante 30%, no hay incentivos para que se eliminen las pinceladas oficiales. Blanquear todo es cada vez más difícil.

El INDEC volvió a manipular ayer los datos de la inflación nacional. Como ocurrió en la anterior medición correspondiente a agosto, el Indice de Precios al Consumidor de Mendoza que informó el organismo fue de menos de la mitad del que indicó el gobierno provincial. Mientras que el INDEC dijo que la suba de precios minoristas en esa provincia fue de 0,8% (igual que en la Capital Federal), la ministra de Economía mendocina, Laura Montero, aseguró que fue de 1,7%.

Julio Cobos, gobernador y candidato a vicepresidente de Cristina de Kirchner, ya había adelantado el dato en el programa televisivo de Mirtha Legrand el viernes pasado. Fue una situación similar a la ocurrida en agosto, cuando el funcionario dijo que la inflación en su provincia era mayor que la informada por el INDEC le trajo fuertes roces con el gobierno nacional.

Desde la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas mendocina explican que desconocen a qué se debe la gran diferencia entre el índice difundido por el INDEC y el elaborado oficialmente. La titular de esa entidad, Patricia Giménez, envió una carta al organismo nacional el mes pasado para corroborar si la disparidad se daba por una diferencia en la base metodológica de cálculo. Pero aún no tuvo respuesta.

Marcela Almeyda, ex coordinadorade la Dirección del IPCN, ahora desplazada de su cargo, señaló ayer que las cifras del indicador «en general no son creíbles porque lo raro es que sea homogéneo con el IPC tradicional. Siempre el INDEC aclaró que las estadísticas de las provincias responden a canastas distintas y ahora logran que den igual a la de Capital». Y consideró que «puede ser que la inflación haya bajado, por motivos estacionales, pero es evidente que la de Mendoza ha sido retocada, otorgándole solamente 0,5% de aumento en alimento, el más bajo de todo el país».

Según el informe oficial, el IPC subió durante setiembre 0,8%. La cifra coincidió con la evolución del costo de vida en el área metropolitana.

Los siguientes son los datos destacados del informe:

  • En Santa Fe, la suba de precios fue de 1%.

  • En San Luis, siguió siendo elevada: 2%.

  • Pocos rubros, y en sólo dos provincias, mostraron variaciones negativas de los precios.

  • Los valores de las indumentarias declinaron 0,1% en Córdoba, y 0,8% en Catamarca, provincia que también mostró una merma de 0,7% en equipamiento para el hogar, y 0,4% en bienes y servicios.

    En lo que va del año, el IPC-Nacional registra una suba de 6,7% contra 5,8% que tiene la medición tradicional que toma Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

    El INDEC releva la variaciónde precios de Capital Federal y el Gran Buenos Aires, con los que conforma el tradicional Indice de Precios al Consumidor. Para lograr una mayor precisión, el organismo comenzó a sumar los relevamientos de precios efectuados en los principales centros urbanos de Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Tucumán, San Luis y Catamarca.

    En el IPC-Nacional, la Capital Federal, el conurbano y el resto de los centros urbanos bonaerense medidos explican 72% del resultado de la medición nacional.

    Según el comunicado de prensa distribuido por el INDEC, «la metodología utilizada es la misma para cada una de las provincias, no obstante ello, las características de cada una determinan que el índice se elabore a partir de una canasta diferente de productos. Mientras el IPC GBA se apoya en una canasta de 818 variedades, el resto de las provincias que componen esta primera etapa utiliza entre un máximo de 480 y un mínimo de 238 variedades de productos, de los cuales sólo 162 son comunes a todas las provincias».

    Para octubre, los primeros análisis privados hablan de un aumento de precios que rondará entre 0,8% y 0,9%, con alzas en los precios en frutas y verduras. De confirmarse estas primeras proyecciones, el costo de vida habría registrado entre enero y octubre una suba de 8,6%, quedando en línea con una inflación en torno a 10%.
  • Dejá tu comentario