10 de marzo 2008 - 00:00

Nadie de los privados coloca fondos a plazo fijo (sólo el gobierno)

Nadie de los privados coloca fondos a plazo fijo (sólo el gobierno)
Ante la suba de la inflación y una tasa de interés cada vez más negativa en términos reales (porque está lejos de compensar la suba del costo de vida), los depósitos en los bancos se hacen cada vez a menor plazo. Apenas 14% de los fondos que hoy tiene el sistema financiero está colocado a más de 90 días, mientras la mitad del total se mantiene en cuentas a la vista (cuentas corrientes y cajas de ahorro).

Dicho de otra manera, 86% de los fondos que hoy tienen los bancos son exigibles en plazos inferiores a los tres meses. Esto ayuda a entender por qué las entidades son cautelosas para prestar a tasa fija en pesos y mucho menos a plazos largos. En el acto en el que se anunció el programa de créditos a las pymes, la presidente Cristina de Kirchner criticó a los banqueros «porque no toman riesgos».

El sector privado (públicos y empresas) tiene $ 157.900 millones en las entidades. Pero apenas $ 22.652 millones vencen dentro de tres meses o más. Y si el corte se hace a partir de los seis meses, la cifra se reduce a $ 10.201 millones (apenas 6,5% del total).

Este es uno de los argumentos de los bancos privados para explicar las dificultades que tienen para salir a dar créditos a largo plazo: «Podemos prestar en relación con lo que captamos. Y los plazos continúan siendo demasiadocortos», aseguró el presidentede un banco de capital nacional a este diario.

El cierre de los mercados de capitales por la crisis financiera internacional también complica los planes. Varias entidades, como el Santander y el Macro, habían conseguido colocar en el primer semestre de 2007 títulos en pesos a tasa fija por plazos de hasta cinco años, lo cual les daba un fondeo más estable. Pero se trata de una situación hoy irrepetible: no sólo por la turbulencia de Wall Street, sino también por la escalada inflacionaria.

Incluso una de las herramientas que podría haber servido para captar plazos fijos más largos también quedó desvirtuada. Las colocaciones ajustadas de acuerdo con la evolución del CER (índice de inflación minorista) cayeron a un nivel mínimo ante la manipulación de los datos por parte del INDEC. Se habían pensado en plena crisis para que los ahorristas mantuvieran el poder adquisitivo del dinero depositando a plazos mucho más largos (un año es el mínimo), pero todo quedó desactualizado. Este producto apenas suma $ 1.550 millones y sigue en franco descenso.

Estos son otros datos que surgen de la composición de los depósitos en el sistema financiero:

  • En los 90, los depósitos a la vista sólo representaban 30% del total. Hoy llegan a 50%, lo cual demuestra el poco interés del público y de las empresas por mantener dinero ocioso en plazos fijos, pese a que obtendrían una tasa mayor. Obviamente, el recuerdo del «corralito» y del congelamiento de los depósitos aún sigue vivo para los ahorristas, lo que también ayuda a entender esta composición de plazos.

  • Las tasas de interés promedio del sistema para un plazo fijo a 30 días se ubican entre 8% y 8,5%. Es menos de la mitad de lo que se calcula para la inflación real. Por eso mucha gente prefiere comprarse un auto o un electrodoméstico para mantener de alguna manera el valor de su dinero.   

  • El mayor crecimiento en el primer bimestre de 2008 se dio en los plazos fijos que efectúa el Estado, debido al fuerte aumento de la recaudación y la recuperación del superávit fiscal. Las colocaciones a plazo del sector público aumentaron nada menos que 80% en el primer bimestre de 2008. En el caso de los privados, la suba llegó a 8,8%, ante el fuerte excedente de liquidez que hizo retroceder las tasas de manera notoria en el arranque del año.   

  • Tal como se esperaba, en los primeros días de marzo se notó un leve repunte del nivel de tasas, sobre todo la BADLAR.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar