Nadie, ni natura, frena esta suba

Economía

Tal vez, lo más asombroso de la semana que acaba de terminar (bursátilmente hablando) es que, apenas horas antes de los atentados terroristas que causaron la muerte de tantos inocentes en Londres, la gente de Smith Barney daba a conocer un "paper" titulado "Cataclismos, terrorismo y acciones", que predecía casi a pie juntillas el comportamiento que tuvo luego el mercado.

Más que decir entonces que los inversores nos hemos acostumbrado al flagelo terrorista, hay que decir que en estos tiempos nos hemos acostumbrado a no prestarle atención a nada que no sea el propio mercado. Así, quien mirara únicamente los resultados finales diría que la que acaba de terminar fue una semana absolutamente normal, en la cual tuvimos como resultado un Promedio Industrial que avanzó 1,41%; el petróleo, que de u$s 58,75 se reacomodó en u$s 59,63 por barril; la tasa de 10 años, que pasó de 4,03% a 4,11%; y el dólar, que tocó un nuevo máximo de 13 meses frente al euro (u$s 1,1954) y al yen (112,23). Claro que revisando las cosas de más cerca, el panorama comienza a parecer algo diferente. En primer lugar, porque la sesión del viernes, cuando el Dow trepó 1,43% a 10.449,14 puntos, fue responsable de evitar que la semana quedara del lado perdedor. Aquí el disparador del optimismo inversor fue sin dudas el sorprendente resultado contable de Alcoa, que prenuncia para algunos algo similar en los balances que conoceremos esta semana. Luego, porque la verdadera estrella de la semana fue el sector de las empresas más pequeñas, que marcaron el viernes su máximo histórico en 662,14 puntos (índice Russell 2000).

Dejá tu comentario