Sur de los Andes invertirá $200 millones para construir una nueva bodega

Economía

La empresa prevé sumar 500.000 litros de capacidad productiva. Actualmente exporta el 90% de su producción a Estados Unidos, Canadá y Brasil. Ahora apuesta a ganar presencia en el mercado local.

La bodega mendocina Sur de los Andes vive una paradoja en el sector vitivinícola nacional: es más conocida fuera de la Argentina que dentro del país. Sucede que la empresa exporta el 90% de las 400.000 botellas que produce en la actualidad. Su destino principal es Estados Unidos, donde tiene presencia en 35 estados. También vende a Canadá y Brasil.

Pero ahora su dueño decidió que es momento de buscar una mayor inserción en el mercado doméstico. Y para eso puso en marcha un proyecto ambicioso: invertirá $200 millones para construir una nueva bodega que le permita ampliar su capacidad de producción. Esto le permitirá también ganar nuevos mercados en el exterior, como Inglaterra, China y el sudeste asiático.

Sur de los Andes es el proyecto personal del bodeguero Guillermo Banfi, quien a través de esta inversión apuesta a duplicar su participación en el mercado local. La nueva bodega contará con una capacidad de producción de 500.000 litros.

Según explicó el empresario ante la consulta de Ámbito, los puntos centrales del proyecto son los siguientes:

  • La inversión estimada es de 200 millones de pesos.
  • La bodega tendrá una capacidad de 500.000 litros.
  • El objetivo es que esté operativa a finales del 2022.

Contará con la última tecnología, piletas de cemento tradicionales sin epoxi, tanques de acero inoxidable, huevos de cemento, barricas y foudres, lo que representa una gran diversidad para el enólogo y así ofrecer diferentes estilos de vino.

La bodega contará con un área para el turismo y degustaciones, con la intención de participar en el corredor Paraje de La Reta, corazón de Las Compuertas, donde se está desarrollando un polo de bodegas de alta gama.

La construcción de la bodega está a cargo del estudio Pierrini Enriz Arquitectura.

Banfi creó su propia bodega boutique en 2005, con la idea de posicionarse en el mercado de EE.UU. -el mayor consumidor de vinos del mundo y principal destino de los vinos argentinos- con vinos de estilo moderno, frutal e intenso, equilibrados y fáciles de beber. Ahora va por más. “Uno de nuestros próximos objetivos es llegar más al consumidor argentino, que cada vez es más exigente y busca nuevos proyectos con reconocimiento internacional y excelente relación precio-calidad. En los próximos años, aspiramos alcanzar un mejor balance entre exportaciones y mercado local, y duplicar las ventas actuales en Argentina”, añadió Banfi.

“Nuestra idea fue siempre mirar a futuro, por eso también la elección de Pablo Durigutti en su momento, cuando era considerado como uno de los enólogos con mayor proyección, y hoy ya consolidado como uno de los grandes winemakers nacionales”, cuenta Guillermo Banfi.

“En los vinos de Sur de los Andes se puede ver una evolución del estilo hacia una expresión más plena, compleja y elegante”, remarca Pablo Durigutti.

El porfolio de la línea que se comercializa en Argentina está compuesta por seis vinos en total: cinco tintos y un blanco. De Mendoza -tanto del Valle de Uco como Luján de Cuyo- provienen el malbec, el cabernet sauvignon, el cabernet franc, el chardonnay y el blend premium de malbec y cabernet sauvignon. Y de Río Negro, un pinot noir de General Roca. En los próximos meses, saldrá a la venta dos vinos Gran Reserva, que también estarán en el mercado local.

Temas

Dejá tu comentario