12 de marzo 2007 - 00:00

Nueva puja Miceli-Moreno para controlar el INDEC

Lelio Mármora
Lelio Mármora
La salida de Lelio Mármora del INDEC provocó en las últimas horas un debate en el seno del gobierno. Por un lado, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y la ministra Felisa Miceli intentan aprovechar la situación creada con la renuncia del director del organismo para normalizarlo y mejorar su imagen, a partir del llamado de un concurso público para cubrir el cargo ahora vacante. Pero las huestes del secretario de Comercio, Guillermo Moreno tienen otra visión. Quieren ocupar el puesto con un colaborador directo del funcionario para terminar de controlar el INDEC y mantener la medición de la inflación bajo control. Sin embargo, hay una tercera posición, la de algunos funcionarios cercanos a Néstor Kirchner que piensan en una salida intermedia, esto es, nombrar a un conductor del organismo por concurso, pero que su tarea formal comience a fin de año, cuando las elecciones del 28 de octubre hayan pasado.

El ex director del INDEC estuvobuscando un interlocutor válidopara hablar sobre su situación desde hace un mes, cuando tomó conciencia de los cambios que se habrían producido con la intervención del organismo a partir de la salida de Graciela Bevacqua, reemplazada por Beatriz Pagliere como responsable de la medición de la inflación. Ese día, Mármora quiso hablar con Miceli y con Moreno para saber cuál era la verdadera situación. Pudo comunicarse con la ministra, pero nunca con el secretario de Comercio, que lo derivaba a Pagliere, «como si fuera una jefa y no una subordinada», según afirman cerca de Mármora. Una vez terminadas sus vacaciones, el ex director del INDEC pidió licencia por enfermedad (es verdad que tiene dolencias importantes), pero consideró que la semana que se inicia hoy era un momento límite para tomar una decisión definitiva sobre su situación. Quiso volver a comunicarse con Miceli, durante la semana pasada, pero, ante la falta de respuestas, directamente optó por esperar hasta el viernes para que desde Economía se analizara cómo manejar la situación con tiempo.

Miceli recibió la noticia, paradójicamente con sorpresa, ese día después del mediodía, mientras se encontraba con el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega.

  • Opciones

  • Ahora, Néstor Kirchner deberá optar por alguna de estas tres alternativas.

    1) Alberto Fernández y Felisa Miceli sienten el impacto que ante la sociedad tiene la situación del INDEC y piensan en una salida hacia adelante. Esto es, llamar a un concurso rápidamente, incluso dando intervención al Congreso, y que el puesto que dejó libre Mármora lo ocupe un sociólogo y especialista en estadísticas de prestigio para dar fin a la crisis. Técnicos de la Jefatura de Gabinete hablan de la posibilidad de tener la designación cerrada para mayo o junio, plazo lo suficientemente amplio como para ocupar el puesto sin mayores daños a la vista. Incluso se habla de otorgarle autarquía al INDEC, con una estructura similar a la que hoy tienen la AFIP y el Banco Central.

    2) Guillermo Moreno, que cuenta para esto con el apoyo del ministro de Planificación, Julio De Vido, quiere profundizar la intervención del INDEC y nombrar alguien de su confianza (como Pagliari). Afirman desde este bando que, así, la posibilidad de controlar la medición de la inflación estará asegurada, pero que, además, se podrá avanzar en otros índices esquivos para el gobierno, como el de la pobreza y la indigencia y la desocupación. No creen, obviamente, que este tipo de actitudes afecte la credibilidad del INDEC directamente y del gobierno de manera indirecta. «Son cosas de los medios, no de la gente», afirman cerca de Moreno cuando se menciona la crisis desatada por los avances en el organismo.

    3) Funcionarios cercanos a Néstor Kirchner, y que no militan en ninguna de las dos posiciones anteriores, reconocen dos cosas: que la situación del INDEC le hace muy mal al gobierno, pero que se necesita llegar a octubre con la inflación bajo control, aunque éste sea ficticio. Por eso, abonarían la idea de llamar a un concurso, pero con plazos más laxos que los que proponen Fernández y Miceli. Dicen que un acto de este tipo puede comenzar en mayo y terminar en setiembre, para que el nuevo funcionario asuma en noviembre. Mientras tanto, habría una virtual intervención, dejando actuar a Moreno unos meses más sobre el IPC.

    Dejá tu comentario

    Te puede interesar