Según la OCDE, Argentina recuperará su PBI per cápita de prepandemia recién en 2026

Economía

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos estimó que este año se crecerá 6,1%. En tanto que el año próximo será 1,8%. De esta manera, la recuperación a la prepandemia tomará 6 años en total.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estimó que la economía argentina crecerá este año un 6,1%, y apenas 1,8% en 2022, y recomendó al país "delinear un camino a mediano plazo hacia la sostenibilidad fiscal". Además, publicó un gráfico en el que proyectó que tardará 6 años en recuperar el PBI per cápita previo a la pandemia.

El relevamiento realizado por la OCDE ubicó a la Argentina en el último eslabón entre los países que integran el G20 respecto al tiempo que le llevará a cada economía recuperar el nivel prepandemico.

En ese contexto, China se ubica en el primer lugar debido a que pudo recuperar la senda de crecimiento incluso durante el año pasado y el volumen del PBI se mantuvo en niveles constantes y de alza. Lo mismo ocurrió con el caso de Turquía.

Dentro del cúmulo del países que lograrán recuperar el Producto Bruto Interno durante 2021 se encuentran Corea del Sur, Rusia, Estados Unidos, Japón, Alemania, India e Indonesia.

Por otro lado, el organismo multilateral prevé que Australia alcance un nivel prepandemia durante el primer trimestre del 2022, en tanto que Canadá, Italia, Reino Unido, Brasil y Francia lo haría en el último semestre de dicho año.

Por último, prevén que España retorne a niveles previos al coronavirus durante 2023 al igual que México, mientras que Arabia Saudita y Sudáfrica lo harán en 2024. En último lugar aparece Argentina, cuya estimación la ubica con un PBI prepandémico recién para 2026.

ocde argentina.jpg

De concretarse esos pronósticos, el PBI local estará todavía por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, de acuerdo el informe sobre perspectivas económicas mundiales de la entidad, presentado este lunes en París.

Según la OCDE, "los desequilibrios macroeconómicos persistentes y las nuevas restricciones de movilidad pesarán sobre la demanda interna y limitarán la recuperación" en la Argentina.

Además, advirtió que la monetización continua del déficit fiscal "mantendrá la inflación alta", pero destacó que la creación de empleo "se recuperará lentamente, aunque la elevada informalidad sigue siendo motivo de preocupación".

Para la entidad, "los ingresos más sólidos, en parte relacionados con los altos precios de las materias primas, han mejorado ligeramente los resultados fiscales, mientras que el gasto relacionado con la pandemia se retirará gradualmente una vez que la recuperación se firme. Esto reducirá la necesidad de financiamiento monetario a corto plazo".

"Delinear un camino a mediano plazo hacia la sostenibilidad fiscal ayudaría a apuntalar la confianza y reforzar la inversión. Las mejoras en la eficiencia del gasto público y una revisión de las exenciones en el sistema tributario presentan un amplio margen para el ahorro fiscal", enfatizó.

Y subrayó que "la expansión de las transferencias monetarias condicionadas puede ayudar a reducir la pobreza, que afecta al 42% de la población, y respaldar los ingresos, incluso para los trabajadores informales".

A nivel global, la OCDE proyectó que la economía de Estados Unidos crecerá 6,9% en 2021, recuperará todo lo perdido en pandemia e impulsará a toda la economía mundial que, en conjunto, mejorará 5,8% este año, según los pronósticos.

"El impulso de la economía estadounidense se ha fortalecido, ayudado por los estímulos y la vacunación. Su gran estímulo fiscal ayudará a robustecer la recuperación global", evaluó el organismo.

Para la OCDE, las perspectivas para la economía mundial "han mejorado considerablemente, pero en diferente medida entre las economías".

Por caso, resaltó que en las economías avanzadas, "el lanzamiento progresivo de una vacuna eficaz ha comenzado a permitir que las actividades de contacto más intensivo, frenadas por medidas para contener las infecciones, se reabrieran gradualmente. Al mismo tiempo, el estímulo fiscal adicional este año está ayudando a impulsar la demanda, reducir la capacidad disponible y disminuir los riesgos de cicatrices considerables a largo plazo por la pandemia".

"Parece probable que en 2022 se modere el apoyo fiscal en los planes actuales, pero una mayor confianza y menos restricciones de salud pública deberían alentar a los hogares a gastar. Sin embargo, en muchas economías de mercados emergentes, el lento despliegue de la vacunación, los nuevos brotes de infección y las medidas de contención asociadas continuarán frenando el crecimiento durante algún tiempo", añadió.

La economía mundial ha vuelto ahora a los niveles de actividad previos a la pandemia -según elk informe- pero se mantendrá por debajo de lo que se esperaba antes de la crisis para fines de 2022.

Con relación a China, señaló que se país "ya se ha puesto al día en este camino y se espera que se mantenga en esta trayectoria en 2021 y 2022".

Algunas otras economías de mercados emergentes, incluida la India, pueden seguir teniendo grandes déficits en el PBI en relación con las expectativas prepandémicas: se proyecta que crezca a tasas sólidas solo una vez que el impacto del virus desaparezca, evaluó la OCDE.

Temas

Dejá tu comentario