Tras unión de bonistas, ahora se buscará convencer a Pimco

Economía

El fondo californiano y Guzmán ya trabajaron juntos en el canje de la deuda en pesos del BoPoMo por nuevos títulos en dólares.

Martín Guzmán confirmó ayer lo que ya descartaba. Que BlackRock y sus aliados del grupo AdHoc no aceptarían su propuesta y que lo manifestarían de manera rápida y pública, y que lo harían de una manera más amigable que las otras tres ofertas. Lo que sí sorprendió al ministerio de Economía, es que esa actitud se concretaría en conjunto con el Exchange Bondholders; el grupo que lidera Monarch y que incluye a la mayoría de los tenedores de deuda bajo legislación externa emitida bajo los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. La sorpresa fue mayor al analizar que fue el mismo texto el que compartieron ambos grupos, algo que no sucedió en ninguno de los rechazos que se acumularon desde el 8 de mayo hasta ayer. Hasta aquí, la manifestación en contra de las ofertas de Guzmán habían sido concretadas a partir de comunicados de prensa independientes en cada uno de los grupos de representación de los acreedores. Que la nota de ayer haya sido publicada en conjunto y al mismo tiempo, demostró algo que preocupó en Buenos Aires. Evidentemente, la alianza estratégica entre ambos grupos de presionar en conjunto continúa, lo que dificultará aún más la posibilidad de un acuerdo. Hay algo indudable: los dos abogados VIP que representan a cada uno de los grupos están en permanente contacto. De hecho, se confirma ahora, el representante del Exchange Bondholders, Dennis Hranitzky, y la de AdHoc, Jennifer O’Neil, tuvieron contactos estrechos durante el fin de semana y el lunes pasado; donde se juramentaron fidelidad al rechazo de la oferta que presente Guzmán. Se sabrá en las próximas semanas si es una estrategia para lograr una quinta oferta más del ministerio de Economía; o si, en serio, hay una posición radicalizada en contra de la Argentina mirando más la alternativa de un juicio que una negociación.

Mientras tanto, Argentina continuará con su estrategia. En las próximas horas, los técnicos del banco Lazard se comunicación con uno de los fondos que militan en el AdHoc, pero que en los últimos tiempos tuvo una actitud más colaborativa con el país. Se trata del Pacific Investment Managment Co. Pimco, que tres semanas atrás negoció directamente con el Ministerio de Economía cambiar sus posiciones en los bonos en pesos locales comprados durante el 2017 en los tiempos de Luis “Toto” Caputo como ministro de Finanzas, por una serie de títulos públicos en dólares a tasa media que el Palacio de Hacienda comenzará a emitir cuando termine el canje internacional. Esas negociaciones que lograron que los casi $ 66.000 millones en el BoPoMo, no terminen en el dólar Bolsa y permanezcan en posiciones locales hasta que puedan ingresar en los titulos en divisas que prometió oficialmente Guzmán. Ambas partes consideraron esas negociaciones como de absoluta buena fe y final feliz para las dos partes, más allá de las críticas locales que consideraron como algo peligroso canjear deuda en pesos por dólares.

Ahora se intentará que la misma buena sintonía inicie un diálogo con Pimco a nivel de los bonos que posee emitidos bajo legislación internacional. No se trata de una posición importante, y, se especula, con que serían no más que unos u$u500 millones. Sin embargo, para el Gobierno sería un golpe de efecto que Pimco fuera el primero que rompiera la muy sólida alianza entre los fondos del AdHoc y el Exchange.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario