"Plan consumo": nuevos bonos y luz verde a la reapertura de paritarias

Economía

El Gobierno busca mejorar el poder adquisitivo de trabajadores y jubilados ante la alta inflación, para lograr traccionar el consumo interno.

El Gobierno acelera el “plan alivio” y desembolsará $200 mil millones de cara al segundo semestre, donde hay elecciones. Con la reapertura económica, en la última semana se anunciaron bonos especiales para jubilados y trabajadores, que vienen a sumarse a la devolución del Impuesto a las Ganancias, el plan de desendeudamiento de monotributistas y la ampliación de la tarjeta Alimentar. El objetivo oficial es la mejora en el poder adquisitivo para que el crecimiento del consumo traccione la economía. Con una inflación muy superior a la esperada, la Casa Rosada dio oficialmente luz verde a la reapertura de paritarias, con un piso del 40%, y los analistas anticipan el fin de la prudencia fiscal del Ministerio de Economía.

En la última semana, el Gobierno confirmó que en julio los 900 mil trabajadores del programa Potenciar Trabajo cobrarán un bono especial de $6.000, lo que implicará una erogación estatal de más de $5.000 millones. “El objetivo es sostener sus ingresos e inyectar dinero que promueva el consumo a nivel local”, aseguró Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social.

El mismo día del anuncio, desde Casa Rosada anticiparon que habrá un bono para más de 5 millones de jubilados y pensionados. Si bien todavía no está definido el monto, fuentes oficiales aseguraron que se pagará en julio y agosto, para los haberes más bajos. El motivo es el mismo que derivó en el bono de $1.500 que cobraron los adultos mayores en abril y mayo, debido a que los aumentos trimestrales que brinda la nueva ley de movilidad no logran alcanzar la inflación, por lo que implicaría una erogación estatal de más de $15 mil millones.

Por la nueva ley de movilidad, que aprobó a fin del año pasado el Congreso, se otorgó un aumento del 8,07% en marzo y del 12,12% en junio, por lo que todos los haberes, incluidas las asignaciones, aumentaron en el primer semestre un 21,2%. Hasta mayo, la inflación fue de 21,5%. Con un IPC de 3% esperado para junio, según el REM del Banco Central, las jubilaciones, pensiones y asignaciones habrán perdido alrededor de 3 puntos frente a la inflación en el primer semestre.

Desde Anses celebran que la nueva fórmula dio resultados por encima de la ley que estuvo vigente en los últimos dos años del gobierno de Cambiemos. Sin embargo, corre detrás de la inflación. Para evitar pérdidas del poder adquisitivo, el Gobierno otorgó los bonos de $3.000 en abril y mayo, y un bono de $15.000 para titulares de asignaciones familiares, y amplió el monto y el alcance de la Tarjeta Alimentar con un desembolso de $90 mil millones extra. Con la misma lógica, la Anses les anticipó a titulares de AUH lo que retiene y luego otorga a fin de año con la presentación de documentación, y así, se otorgaron $7.083 a 743 mil titulares de AUH. Este plan llegará a 1,3 millones de niños, lo implicará un desembolso de $10.500 millones.

Además, el Gobierno dio oficialmente luz verde a la reapertura de las paritarias. “Si la inflación es mayor a la que nosotros pensamos, entonces las paritarias se tienen que ir reabriendo para dar lugar al reacomodamiento de los salarios para que los trabajadores no pierdan en términos reales”, aseguró la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca en declaraciones radiales. De hecho, la primera paritaria que rompió el piso de 40% fue la que firmó Cristina Kirchner para los trabajadores del Congreso, como un “mensaje” al Ministerio de Economía, según afirmó una fuente cercana al gobierno bonaerense. Luego le siguieron PAMI, Anses, servicio doméstico, encargados de edificios y camioneros, todos por encima del 40%. Sin la vacuna no alcanza y con la vacuna no es suficiente para las elecciones, repiten desde el entorno de Axel Kicillof.

Todas estas medidas se sumaron a la mejora que tendrán los 1,3 millones de trabajadores que dejarán de pagar el Impuesto a las Ganancias y que se les devolverá lo retenido, lo que implicará un desembolso estatal de $50 mil millones. Esta semana, el Congreso tratará una ley para eliminar deudas de 4 millones de monotributistas y otorgar planes de pagos, lo que implicará una erogación estatal de $20 mil millones.

Con estos nuevos gastos, las consultoras pronostican el final de la prudencia fiscal que tuvo el Ministerio de Economía en el primer cuatrimestre. “El año electoral determinará una nueva expansión fiscal, por lo que la política fiscal se mantiene en un escenario incierto”, analizó Martín Calveira en el informe mensual del IAE Business School. “Esperamos un marcado deterioro en la política fiscal que contrasta con la política conservadora de los primeros 4 meses del año”, concluyó la consultora LCG en su informe semanal.

Dejá tu comentario