Poco importa si bajó por un error

Economía

¿Le echamos la culpa a la Fed por la baja? Esta vez, sí. Aunque es justo reconocer que tal vez los integrantes del mayor sistema bancario del mundo no esperaban que esto ocurriera. De hecho la gente de Greenspan fue extremadamente cuidadosa en mantener el fraseo de sus últimos informes y no "mover innecesariamente el barco", al afirmar que la suba de las tasas acontecerá "a un ritmo que muy probablemente será mesurado". No debemos olvidar que la mayoría de las apuestas giraban estos días en torno a si se mantenía o no el término "moderado". La idea era que si quedaba, la situación económica andaba bien, mientras que si se lo omitía venía algo peor que lo esperado. Pero así como en las minutas anteriores se decidió obviar totalmente el tema de la suba del petróleo, en esta ocasión los gobernadores del sistema federal decidieron incorporar un escueto comentario en el que simplemente esbozaban un cuadro de lo que está pasando por el alza del barril de petróleo: "Las presiones inflacionarias han repuntado en los últimos meses y el poder de 'pricing' es más evidente". Esto sólo bastó para lo que hasta ese entonces era un mercado entre neutro y ligeramente alcista se derrumbara (aquí fue fundamental el efecto de la tasa a 10 años que "voló" en apenas minutos del mínimo intradiario de 4,47% a un máximo de 4,62%) quedando las acciones al cierre prácticamente en los mínimos del día: en el caso de las Blue Chips en 10.470,51 puntos, mostrando un retroceso de 0,9%, y en el del NASDAQ una pérdida de 0,91%. Lo irónico del caso es que por la mañana el dato de la inflación mayorista demostró que la suba del petróleo no se está trasladando demasiado a los precios.

Dejá tu comentario