22 de junio 2005 - 00:00

Poco interés en el cuento chino

Poco interés en el cuento chino
Entramos en el verano y va creciendo el escepticismo frente a la idea de que el rally que no tuvimos en los primeros seis meses del año se vería en los próximos meses. Que parte de la culpa de esto la tiene la suba del petróleo es algo que nadie discute. Si bien ayer se frenó el ascenso, el retroceso a tan sólo u$s 58,90 por barril -tras haber marcado una seguidilla de nuevos máximos históricos- no tranquilizó demasiado a nadie. Pero no fue ésta la única mala nueva que tuvimos. La decisión del presidente Bush de excluir las cuentas privadas de retiro en su proyecto de reforma del sistema de seguridad social fue una pésima noticia, que afortunadamente no pareció verse reflejada en las cotizaciones. De hecho quedó la sensación de que el cierre negativo del Dow, perdiendo 0,09% a 10.599,67 puntos, fue apenas una cuestión de azar, ya que las fuerzas alcistas y bajistas estuvieron muy parejas todo el día (el número de papeles en suba apenas superó 9 a 8 al de los que cerraron en baja en el NYSE). Alguien podría decir que sin embargo fue una pena que el mercado no pudiese capitalizar el cúmulo de noticias chinas (la oferta de Quingdao Haier para quedarse con Maytag, la oferta del gigante energético chino CNOOC por Unocal y, por último, la oferta del UBS para entrar en la sociedad del Bank of China) y probablemente estaría en lo cierto. Pero el de la víspera fue un mercado en el que nadie pareció arriesgarse, de hecho si algo motorizó a las acciones fue la fortaleza que mostraron los bonos del Tesoro (a 10 años la tasa bajó a 4,045%), sin dudas beneficiados por la nueva merma del euro (a u$s 1,2177).

Dejá tu comentario

Te puede interesar