"Por 18 meses, la economía seguirá en senda positiva"

Economía

Madrid- Por encima flota la Venezuela de Hugo Chávez. Sin embargo, la alta inflación que proyecta para el resto de 2007 y la más elevada que estima para 2008 no empañan los buenos pronósticos de crecimiento económico en la Argentina, en la percepción «optimista» que el grupo Santander tiene sobre la economía de América latina. El 9% de inflación que la entidad calcula para este año al igual que 11% que prevé para el próximo ciclo no alteran el pronóstico de que «por 12 o 18 meses» la economía continuará «en una senda favorable», según aseguró ayer en esta ciudad José Juan Ruiz, director de Estrategia y Análisis para América del grupo.

En rigor, las estimaciones de la entidad en materia de expansión económica indican que este año la Argentina encabezará -en dupla con Venezuela- el ranking de crecimiento económico de la región con 7,5%. El podio lo mantendrá en 2008, en ese caso compartido con Perú, a un ritmo de 6% anual. Ese horizonte «realista y optimista» -según el directivo- perdura a pesar de que las estimaciones del grupo muestran a nuestro país con un nivel de inflación que en algún caso triplica las proyecciones para Brasil, Chile, México y Colombia. En paralelo, duplica 4,6% calculado para toda América latina. Un detalle: aunque en 2007 Venezuela se ubica arriba de la Argentina con 11,5% de inflación, para 2008 nuestro país se ubicaría al frente con 11% mientras la administración Chávez bajaría a 10,4%.

Resulta oportuna una aproximación más exhaustiva: la lectura del grupo Santander respectode Venezuela es marcadamente más optimista que las de otras entidades, como Morgan Stanley, JP Morgan y Goldman Sachs, que perfilan una inflación superior a 18% y, en algún caso, estiran la cifra roja a más de 27%.

Con sus pronósticos optimistas sobre América latina, José Juan Ruiz desdramatiza el hecho de que la Argentina oscile en niveles de inflación -tomando como parámetro el cuestionado INDEC- del orden de 10%.

-¿No es grave una inflación a 10%?, le preguntó Ambito Financiero.

-No. Si a uno le hubiesen preguntado en 2002 qué nivel de inflación tendríamos en 2007 hubiese dicho más de 20%. Pero estamos por debajo de 10, respondió.

-¿Entonces no es preocupante?

-Claro que lo es. Pero no podemos analizarlo de manera aislada: debemos recordar que se evitó el riesgo de una hiperinflación y que se está trabajando para evitar que la inflación crezca y llegue a 15%. Además, no es que la inflación es de 10% y los salarios aumentaron 28%.

  • Decodificación

    Cauteloso, el directivo se excusa de zambullirse en dos factores de coyuntura que podrían impactar de lleno en las estimaciones para la Argentina: las elecciones presidenciales de octubre,con Cristina Kirchner como candidata, y la crisis energética, que afecta a las empresas y repercutiría en el nivel de actividad económica.

    Hay una decodificación particular en la confianza que el grupo Santander tiene sobre la expansión y la buena performance económica de la región. En su contacto con prensa latinoamericana, Ruíz se enfocó sobre una serie de «mitos» que fueron «destruidos» a partir de la bonanza que registra América latina en los últimos tres años:

  • La estabilidad política que se percibe es que en los últimos meses en trece países del continentese realizaron elecciones sin conflictos. Eso representa 83% de los latinoamericanos. Hubo, además, en seis países cambio de tendencia política al ganar la oposición. Pero mayoritariamente se mantuvo la línea de los oficialismos, con lo que, afirmó, se derrumbó el mito del «votante descontento».

  • La región mantuvo una tendencia de crecimiento alto con niveles de inflación baja -con la salvedad, en ese contexto, de la Argentina y de Venezuela-, con lo que se derrumbó el «mito» de que no se puede crecer sin inflación.

  • La solidez de los bancos centrales y de las cuentas fiscales, con mayores ingresos públicos (a pesar de que es «mala» la calidad del ingreso por tratarse, en muchos casos, de impuestos distorsivos) y buen nivel de inversiones sostenidas, sobre todo, con el ahorro interno. Eso permitió, además, que la deuda externa de la región sea ahora «insignificante» al punto que, en relación con el Producto Bruto Interno, está por debajo de España: 23% del PBI de América latina y 38% de España.
  • Dejá tu comentario