Por Ganancias crece otra vez fuerte la recaudación

Economía

El Impuesto a las Ganancias y la buena respuesta que están mostrando este mes los ingresos por retenciones a las exportaciones (que mantienen el nivel del resto del año pese a la caída en la liquidación de los envíos de soja) provocarán que nuevamente los resultados de la recaudación impositiva resulten positivos para el equipo económico. Según las proyecciones de los primeros quince días del mes, para agosto de 2003 se espera ya un piso de ingresos de 6.200 millones pesos, que podrían llegar a superar incluso los $ 6.507,4 millones de julio de este año. Como la compresión será contra los $ 4.731,4 millones de agosto del año pasado, el aumento llegaría a 32% y podría alcanzar incluso 35%. El número final comenzará a definirse esta semana, cuando los contribuyentes tengan que liquidar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el tributo más importante del sistema impositivo argentino, en un mes donde el resultado de este capítulo debería ser positivo ya que se pagan los consumos de julio. Siempre ese mes resulta de alta actividad por las vacaciones de invierno, con lo que la especulación de algunos técnicos de la Secretaría de Hacienda de Carlos Mosse y de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de Alberto Abad, es que impactaron por el IVA por lo menos los mismos 1.800 millones de julio del año pasado. Para los técnicos que acompañan a Roberto Lavagna la noticia, de confirmarse, no podría llegar en mejor momento. Agosto es el mes donde Economía debe discutir las metas fiscales con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Gran parte de la confiabilidad que se tenga ante las propuestas de los hombres de Hacienda, es que como mínimo se cumpla el presupuesto pautado para el año 2003 y que impone un promedio mensual de ingresos de 6.000 millones de pesos; meta que se perfila ahora como posible, luego de las dudas del primer semestre del año.

Hay además otra interpretación positiva. Si se cumplen los ingresos de entre 6.200 y 6.500 millones de pesos para este mes, y si no hay aumentos excesivos en el gasto público, el Tesoro mostraría que el superávit primario podría superar los 700 millones de pesos contra los 580 millones de julio de 2003. La diferencia radicaría en que en agosto, a diferencia de julio, no hay que hacer frente al pago del medio aguinaldo para los empleados de la administración pública nacional.

• Claves

Una de las claves del pago de impuestos de agosto es que este mes vence el segundo anticipo de Ganancias. Como el cálculo para los contribuyentes debe efectuarse teniendo en cuenta la liquidación del ejercicio 2002 que se concretó en abril y mayo de 2002, cuando no se pudo aplicar (como tampoco se podrá en 2003) ningún mecanismo de ajuste por inflación, desde la AFIP se espera que los ingresos por este impuesto lleguen a los 1.500 millones de pesos. Para tener en cuenta las diferencias, en agosto de 2002 por este tributo se liquidaron unos 844 millones de pesos con lo que el incremento general llegará a superar 77%. Es muy probable que este nivel de recaudación en Ganancias se repita en octubre y diciembre de este año, y que en definitiva el promedio anual de este tributo supere los 1.000 millones de pesos mensuales. Sobre esta base además se calculará.

El segundo impuesto que traerá buenas noticias para Economía será el capítulo de comercio exterior, especialmente en lo que aporten las retenciones a las exportaciones
. Agosto es uno de los últimos meses importantes donde se liquida cosecha gruesa (soja), y aunque no tenga el mismo balance del primer semestre del año el alza del tipo de cambio compensó la brecha con lo que nuevamente se obtendrán más de 800 millones de pesos. El cálculo del mes se completa con el dato que por tercer mes consecutivo además habrá ingresos de aproximadamente $ 180 millones por derechos de importaciones.

El tributo que parece haber llegado a su techo de rendimiento es el correspondiente al impuesto al cheque, que desde hace más de seis meses no despega de un máximo de 530 millones de pesos con pisos incluso de menos de $ 470 millones. Esto influye a que sea de los que menores porcentajes de crecimiento reflejan, ya que difícilmente supera 10% de crecimiento anual. La situación de estancamiento del sistema financiero argentino y el costo de operar con los bancos provocan ya el cuello de botella en la aplicación de este tributo; cuando en teoría debería estar creciendo dos dígitos como mínimo acompañando la leve alza de la actividad económica.

Dejá tu comentario