Por nuevo esquema de retenciones, la caída real del gasto primario será del 8,4%

Economía

Con el objetivo de reducir el déficit para cumplir con las metas pautadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno anunció el cobro de impuestos a todas las exportaciones. El ajuste fiscal planteado prevé una caída real del gasto primario del 8,4% para 2019 que, si no se hubiesen modificado las retenciones, la caída necesaria hubiera sido del 15,1%.

Según un informe publicado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), una primera lectura de los datos agregados presentados oficialmente pone de relieve la relevancia que el aumento proyectado de los ingresos tiene para decidir la política de evolución de los distintos rubros del gasto.



En este sentido, se destaca que en la presentación oficial, mientras los ingresos totales crecen un 43% (9% real considerando una inflación promedio anual del 33% en línea con las proyecciones presentadas oficialmente), los gastos primarios crecen un 25%, lo que implica una caída real del 8,4% respecto al año 2018.

Dentro de los gastos, la apertura por rubros presentada oficialmente muestra una clara heterogeneidad. Mientras que las prestaciones sociales muestran un crecimiento nominal y 2 real, otro rubro sensible como es el de los salarios y gasto universitario crecerá casi como la inflación promedio anual (cae apenas el 0,7% en términos reales); y el crecimiento es bajo en subsidios, gastos de funcionamiento y otros gastos corrientes, por lo que claramente caerán en términos reales un 29,9%, 28,1% y 26,9%, respectivamente.



El mayor peso de la corrección en el gasto se da en el gasto de capital, que vería un monto en 2019 inferior al de 2018 en un 26,9%, lo que equivale a una caída en moneda constante del 60,5%

Una primera lectura de los datos agregados presentados oficialmente pone de relieve la relevancia que el aumento proyectado de los ingresos tiene para decidir la política de evolución de los distintos rubros del gasto.

De este modo, el IARAF destca que resulta importante cuantificar el comportamiento que debería tener cada gasto en un escenario alternativo sin cambios en materia de derechos de exportación. En este caso, los ingresos hubieran crecido un 35% respecto a 2018 (implica una suba real de solamente el 1,3%), exigiendo una mayor reducción del gasto primario en pos del logro del equilibrio primario.

Dejá tu comentario