Por sequía, pierde ya país u$s 225 millones

Economía

La sequía que afecta a gran parte del país agrícola y golpea fuerte en el sur bonaerense y el sur de Córdoba provocaría una caída de 10% en la siembra de trigo (y eso sin contabilizar el impacto en el resto de los granos). La superficie destinada al cultivo sería la menor de los últimos cinco años. El campo perdería 225 millones de dólares de su potencial producción. Hoy todo cuanto sucede con los granos tiene doble importancia por su impacto en las cuentas públicas. Con retenciones a las exportaciones que llegan a 23,5% en el caso de la soja, el equipo económico depende de cuanto acontece con el campo para mantener el superávit. La sequía muestra cuán vulnerable es hoy la economía a factores inesperados. Igualmente, los campos no quedan vacíos. Aquellas explotaciones que no hicieron trigo por la seca se volcarán a soja o girasol, oleaginosas de mayor valor que permitirán compensar las pérdidas. También al gobierno, que no mermaría sus ingresos porque apenas 1 millón de toneladas más de soja ya le generaría un ingreso superior vía retenciones. Un elemento adicional para tener en cuenta: esta sequía tiene efecto negativo también sobre la ganadería ya que faltan pasturas y se puede complicar la terminación de hacienda en los próximos meses.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó ayer un nuevo recorte en el área sembrada con trigo en la Argentina, que caería 10% respecto del ciclo pasado, a 5,5 millones de hectáreas, la menor superficie de los últimos cinco años.

Si se calcula un rendimiento de 4.500 kilos por hectárea, podría decirse que la Argentina perderá 225 millones de dólares por la sequía que recortó la posibilidad de siembra en 500.000 hectáreas.

No obstante, los campos no quedan inactivos y cualquier aumento en soja podría compensar esta pérdida. Es decir, la sequía plantea un escenario de nuevos perdedores, los productores afectados. Pero el Estado no perderá por menoresingresos ya que un mínimoaumento en el potencial sojero compensa las pérdidas al menos en el aspecto impositivo. Con 1,2 millón de toneladas más de soja se compensarían las pérdidas en trigo.

En trigo, la estimación previa era de 5,67 millones, por debajo de 6,09 millones de la campaña anterior.

La falta de precipitaciones, que también derivó en una demora en la implantación del cereal, desalentaría a muchos productores, que «desistirán del trigo y volcarán sus superficies a la soja, con rentabilidad creciente en los últimos días», según el informe.

Hasta el sábado, la siembra del cereal alcanzaba 56,7% del área prevista, 6,7 puntos porcentuales por encima de lo logrado hasta hace una semana, pero 20,6 puntos porcentuales por debajo de lo sembrado en igual período de la campaña anterior.

En el oeste y sudoeste de Buenos Aires y el noroeste, centro y sur-sudoeste de Córdoba la sequía dificultaba las tareas de implantación, al igual que en La Pampa y la mayor parte de la región norte del país.

Mientras que en Entre Ríos y el extremo norte de Santa Fe el exceso hídrico demoraba la siembra.

En tanto, al sudeste de Buenos Aires, «las precipitaciones de los tres últimos días (...) promoverán siembras postergadas e impedirán un mayor abandono del área dedicada al cereal», dijo la entidad y agregó que en esta región el atraso en el ritmo de siembra es de 17 puntos porcentuales.

• Estimación

Buenos Aires es la mayor provincia productora de trigo, seguida por Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estima que la Argentina producirá 15 millones de toneladas de trigo en el ciclo 2005/'06.


La Secretaría de Agricultura aún no realizó pronósticos de cosecha, pero en su reporte de junio proyectó que el área sembrada será de 5,9 millones de hectáreas, desde los 6,2 millones estimados en mayo. El informe de este mes se dará a conocer el próximo miércoles.

• Récord

En tanto, la cosecha de soja argentina 2004/'05 llegó a su fin y alcanzó el récord de 38,82 millones de toneladas, 22% por encima del volumen producido en el ciclo previo. Según el informe de la Bolsa, la superficie sembrada con soja creció apenas 1,2%, pero el rendimiento promedio subió 23%, lo que impulsó la producción. La Secretaría de Agricultura proyectó una cosecha de 38,3 millones de toneladas y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) la estimó en 39 millones.

En el caso del maíz, los agricultores cosecharon 99,2% de 2,63 millones de hectáreas destinadas al maíz para uso comercial, avanzando 1,2 de punto porcentual respecto de la semana pasada.

Según el informe, los lotes restantes se ubican en el extremo norte de Santa Fe, Santiago del Estero y Chaco -tercera, sexta y séptima productora del cereal respectivamente-, donde «se recoge lentamente en la medida que baja progresivamente la humedad del grano».

La Argentina produciría el récord de 19,7 millones de toneladas de maíz durante el actual ciclo, con una productividad media final estimada en 7,59 toneladas por hectárea, según la Bolsa
.

La Secretaría de Agricultura y el USDA prevén que la cosecha argentina de maíz sume 19,5 millones de toneladas. En el caso del girasol 2004/'05, los productores ya recolectaron la totalidad de la superficie sembrada de 1,92 millón de hectáreas, con un rendimiento promedio de 1,89 tonelada por hectárea.

La Bolsa espera que la producción total de girasol sea de 3,525 millones de toneladas, levemente por debajo de los 3,65 millones de toneladas estimadas por el gobierno.

Dejá tu comentario