Preocupante para el país: bajó 6% la soja

Economía

Se prendió ayer una luz roja para la economía argentina por la dependencia que tiene hoy de la soja. La caída de casi 6 %, a u$s 364,32 la tonelada, cerca del límite máximo de baja posible en la plaza de Chicago, sorprendió a los mercados, que esperaban una tendencia alcista después del último informe del Departamento de Agricultura de EE.UU. Influyeron la decisión de las empresas procesadoras de comprar grano en Brasil en lugar de en EE.UU., el contexto internacional negativo y la fuerte suba en insumos como el petróleo. Para la Argentina, la noticia podría ser peligrosa si la tendencia continúa. No sólo porque complica al sector exportador sino también por la recaudación, que en buena parte depende de las retenciones a esas ventas al exterior.

La soja cayó hasta los límites de baja -5,89%- en el mercado internacional de Chicago, a pesar de que el reporte mensual del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) había difundido datos que hacían prever una tendencia alcista para los granos. Sin embargo, la noticia de que los procesadores, especialmente Bunge, comprarían sus granos en Brasil en lugar de acudir a la soja estadounidense hizo deprimir al principal mercado de referencia. Los rumores avanzaron y se especulaba con que la empresa llegaría a importar subproductos, aceites y harinas desde Sudamérica. Lo cierto es que la oleaginosa cerró en u$s 364,32 ayer para la posición mayo de Chicago, la única habilitada para bajar más que el límite (50 puntos) y se ubicó en 62 puntos por debajo del cierre anterior, es decir 23 dólares.

El informe del USDA fue contundente en los datos para Sudamérica: recortó la producción de soja de Brasil hasta 53,5 millones de toneladas y la de la Argentina hasta los 34 millones, volumen que implica un recorte de 2,5 millones para la región.


«Los stocks mundiales siguen siendo bajos, de 5,17 millones de toneladas, inferiores a los que el mercado estaba esperando. Pero éste reaccionó por factores externos: el contexto internacional adverso, la suba del petróleo y el encarecimiento de las materias primas y del transporte se sumaron a una liquidación de fondos que deprimió los precios», decía Ricardo Baccarín, analista de la corredora Panagrícola. Desde la consultora Granos del Paraná se complementaban los datos: «Los únicos estimados por el USDA son los de ofertay demanda en EE.UU. La próxima cosecha en ese país se calcula en 80,6 millones de toneladas, con una recuperación del orden de 15 millones de toneladas con respecto a 2003/04, en tanto las existencias aumentarían en sólo dos millones de toneladas, manteniéndose en un nivel históricamente bajo». «El mercado se concentró en la etapa inicial de la campaña norteamericana 2004/05, que goza de condiciones climáticas muy favorables», agregaba Baccarín.

Los restantes granos también se deprimieron. El trigo en Kansas cayó 1,9% y en Chicago perdió 2,16%, mientras el maíz disminuyó menos y apenas alcanzó recortes que variaron entre 0,5% y 1%.

• Caída de stock

El relativo sostenimiento del cereal se debió -según los analistas-al recorte impulsado por el informe oficial pues también se determinó una caída de stock. «Si bien la producción aumentaría en 28 millones de toneladas a 643 millones, no alcanza para abastecer un consumo muy firme, determinando una baja de 20 millones de toneladas en el stock final. La producción estadounidense continuaría en ascenso, en tanto que en los restantes exportadores mundiales, China y Brasil, también se registraría una mayor cosecha», indicaban los analistas de Granos del Paraná. El gobierno estadounidense estimó, en tanto, para la Argentina una producción de 15,5 millones de toneladas frente a 12,5 millones de 2003/04, en respuesta a una leve recuperación de área y sensible aumento de rendimientos.

Dejá tu comentario