Privados piden acuerdo de corto plazo

Economía

Mientras el gobierno insiste en firmar acuerdos de precios por el mayor tiempo posible (hasta un año), el sector privado intenta explicar por qué les es imposible asumir el compromiso de mantener los valores minoristas de los productos de la canasta básica por tanto tiempo. La inflación que influye en los costos de producción y el impacto de eventuales aumentos salariales por nuevas olas de reclamos antes de mitad de año, son los principales fundamentos que tienen los empresarios.

En las últimas reuniones que mantuvieron los directivos de las principales compañías del país con Néstor Kirchner y con funcionarios del Ministerio de Economía el tema se conversó abiertamente.

• Condicionamientos

«Nosotros queremos mantener los precios y cooperar con el gobierno en frenar la inflación, pero no podemos plantear nuestra estrategia de negocio sin certezas de que el escenario se mantendrá en iguales condiciones», explicó el directivo de una de las compañías que ya recibió la invitación del gobierno y que asistirá esta semana a una reunión con el Presidente. También lo dijeron durante el fin de semana el titular de SanCor, Oscar Carreras, y Pascual Mastellone, de la Serenísima, que acordaron mantener el precio de la leche y ocho derivados por un año pero con revisiones bimensuales o cuando las condiciones lo exijan.

El escenario que los empresarios desean mantener está principalmente condicionado por lo que en el sector privado llama el
«efecto Moyano». El titular de la CGT planteó que la tregua que se está viviendo con ausencia de reclamos salariales y medidas de fuerza finalizaría en los próximos meses concretamente, el camionero habló de fines de mayo.

• Advertencia

De ahí en adelante los sindicatos replantearán sus estrategias y «el reclamo será generalizado», según la advertencia de Moyano. El pedido de un aumento en los mínimos no imponibles del Impuesto a las Ganancias y una suba de los salarios mínimos en línea con la inflación (que los sindicalistas aseguran, no se dio), volverían a ser bandera de los reclamos que para los empresarios se traduce en, por ejemplo, bloqueos de los camioneros en las plantas con su consecuente impacto en la producción.

Los hombres del sector privado, entonces, esperan que la cercanía de Kirchner con Moyano logre aplacar las ansias de éste, como de otros sindicalistas, para que no sea el aumento salarial el que se señale como culpable de que se frustren los acuerdos.

Lo mismo sucedería con otros costos. Si los insumos utilizados en la producción de alimentos o los servicios públicos aumentan, las condiciones de las negociaciones se modificarán. Es por eso que uno de los temas que se repiten en las reuniones que mantienen
Lisandro Salas, secretario de Coordinación Técnica y Oscar Tangelson, de Política Económica, con empresarios es el desarrollo de las cadenas de producción. Los funcionarios piden a los empresarios que denuncien cualquier irregularidad que encuentren entre sus proveedores y que pueda provocar aumentos en los costos.

• Multas

Por otro lado, y a pesar de que los montos no son relevantes en los balances finales, no son bienvenidos por las empresas las multas que el Ministerio de Economía aplica a las compañías por faltas a las leyes de Defensa del Consumidor y de la Competencia. Ayer se conoció que se multó por más de $ 500 mil a unas treinta compañías en diciembre. La mayor multa se le aplicó al supermercado Coto, cuyo dueño fue el primero de los grandes hombres de negocios del país que se reunió con Kirchner en el marco de la prórroga del acuerdo que impone rebajas de 15% en 226 productos de supermercados (que vence a fin de mes) y que el gobierno intenta extender a 500 artículos por un año.

Dejá tu comentario