Un auxilio 'sui géneris' a pymes

Economía

El convencimiento oficial es que los cheques emitidos hasta el 15 de abril deberían poder pagarse y se sospecha que los datos de instrumentos rechazados están inflados. Por eso intentará impulsar un sistema de préstamos alternativo a los que hay hoy, que sería exclusivo para que las pymes puedan cancelar deudas con proveedores y que así se reactive la cadena de pagos.

Preocupa en el Gobierno la situación financiera de las pequeñas y medianas empresas en el marco de la reducida actividad producto de la cuarentena. En función de ello se trabaja para lanzar un sistema de crédito que permita enfrentar las deudas comerciales, de modo de dinamizar la cadena de pagos con un método dirigido por el cual se le depositaría directamente el dinero aprobado al acreedor.

El convencimiento oficial es que los cheques emitidos hasta el 15 de abril deberían poder pagarse y se sospecha que los datos de instrumentos rechazados están inflados, por lo que intentará impulsar un sistema de préstamos alternativo a los que hay hoy, que sería exclusivo para que las pymes puedan cancelar deudas con proveedores y que así se reactive la cadena de pagos. Según le dijeron a Ámbito fuentes de Producción, se trabaja con algunos bancos para la instrumentación y la intención es que el dinero se le deposite directamente al acreedor y no al deudor.

“Las crisis son un festival de conductas e irregularidades que hay que ordenar”, confió un funcionario a este medio.

Para atender a los pedidos que formula el sector pyme, en Producción se trabaja para que accedan a estas facilidades las empresas que puedan demostrar que tienen deudas pagables. Por eso se buscará que los empresarios registren el tipo de deudas que tienen y presenten las facturas con mora para que el banco apruebe el préstamo. La tasa no se discutió aún, pero se estima que sería superior de las que hoy tienen disponibles las pymes.

“Un cheque es un contrato, una obligación de pago, y todos los emitidos antes del 15 de abril deberían poder pagarse”, le dijo un economista del Gobierno a Ámbito y agregó: “Los cheques del 20 de marzo al 15 de abril son de mercadería de fines del año pasado, así que eso debería poder pagarse”.

Por la información de la que dispone el Gobierno, buena parte de las deudas de las pymes podrían cancelarse. Las empresas más grandes, que están al inicio de la cadena, funcionan en ese sentido como bancos, aunque muchas de ellas también son responsables de las irregularidades.

Pero se entiende que muchas pymes podrían cancelar sus deudas con un sistema como el que se analiza. Varias centrales fabriles han hecho pedidos en ese sentido. La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) exige que se apoye también a las empresas que tienen una buena calificación crediticia y que por razones de fuerza mayor no pudieron cubrir los cheques emitidos antes del 20 de marzo con créditos razonables y tasas negativas. Mientras, la Confederación General Empresaria (CGERA) señala que se registraron 50% de rechazos, en cuanto a montos. Si bien para Producción el tema de la cadena de pagos es hoy uno de los principales problemas, quienes en el Gobierno tienen más vinculación con el sector financiero no lo consideran por demás preocupante ya que, según dicen, el rechazo de cheques volvió a valores “normales”: se manejan datos del BCRA que indican que la cifra es inferior al 3% en monto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario