Advierten que el desplome en la actividad generó una caída del 25% en la recaudación de abril

Economía

Según un relevamiento del Instituto Argentino de Análisis Fiscal entre el 1º y el 26 de abril, la notable baja en la recaudación real de IVA, Ganancias e IIBB impactó fuertemente tanto en las arcas nacionales como provinciales.

Por la baja actividad en medio del aislamiento obligatorio para prevenir el coronavirus, la recaudación tributaria entre el 1º y el 26 de abril se desplomó un 25% interanual en términos reales según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

El informe del instituto aclaró que el relevamiento deja de lado los últimos cuatro días del mes, pero abarca el 90% de la recaudación mensual de los principales componentes de la estructura impositiva.

Con esa salvedad, el trabajó enfatizó la relevancia de la evolución en IVA y Ganancias, ya que concentran casi el 70% de la recaudación nacional y son los principales componentes a repartir en virtud de la Ley de Coparticipación.

En ambos impuestos se observó una pérdida real del 25%. Por IVA, los recursos obtenidos totalizaron los $100.864 millones mientras que, por Ganancias, la suma conseguida alcanzó los $69.687 millones, por lo cual el incremento nominal en comparación con el mismo período de 2019 fue apenas superior al 10% en los dos casos.

A nivel nacional, el tributo que sufrió el declive más grande fue el de los combustibles ya que, con una dinámica diaria variable, reflejó caídas tanto nominales como reales, del 36% y del 57%, respectivamente.

Por el contrario, el impuesto a los Bienes Personales acumuló un 275% más de lo logrado en 2019 debido a la suba de la carga, que impactó este año.

Paralelamente, Ingresos Brutos, el principal recurso de las arcas provinciales, exhibió una merma del 23% respecto al año pasado.

Entre el resto de los tributos federales se observó una reducción importante en los Sellos mientras que, de manera inversa, la recaudación por el impuesto inmobiliario fue superior a la de 2019 aún teniendo en cuenta la inflación.

Cabe recordar que, ante las dificultades que tienen las empresas para afrontar sus obligaciones debido a la ruptura en la cadena de pagos provocada por la pandemia del coronavirus, los organismos estatales de recaudación decidieron postergar el plazo de varios impuestos como las Contribuciones Patronales, Ingresos Brutos o el Impuesto Inmobiliario.

"La situación actual configura desafíos para la actividad económica y por lo tanto para los ingresos fiscales. Dado la merma de recursos que se espera a raíz de los efectos del aislamiento obligatorio, se considera relevante contar con un seguimiento actualizado de la evolución de la recaudación tributaria, tanto nacional como provincial. La baja de ingresos puede aumentar de manera considerable el déficit fiscal", explicó el IARAF al remarcar la importancia de monitorear la evolución de los recursos estatales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario