La recaudación perdió contra la inflación por tercer año consecutivo en 2020

Economía

Entre enero y diciembre, el fisco recaudó $6,6 billones de pesos, un 32,1% más que en 2019.

El año que se fue dejará pocos datos positivos en términos económicos. La evolución de la recaudación tributaria no quedará al margen de ese balance negativo. A la par de una caída de la economía por tercer año consecutivo, el cierre de 2020 dejó una evolución de la recaudación por debajo del aumento general de precios, lo que significa una caída en términos reales de alrededor de tres puntos si se confirma una inflación de 4% en diciembre como pronosticaron los analistas en el REM del Banco Central. El Ministerio de Economía informó que los recursos tributarios totalizaron $6,6 billones entre enero y diciembre, un 32,1% más que el mismo período de 2019.

El último año en el que la recaudación estuvo por encima de la inflación fue 2017. Ese año la economía se expandió 2,8%, lo que traccionó los recursos tributarios un 29,2% según la AFIP, aún a pesar de la reducción de los derechos a la exportación impulsados con el cambio de gestión, una marca por encima de los 24,8 puntos de inflación interanual. A partir de ese momento, la economía argentina comenzó su declive. En 2018 la actividad se contrajo un 2,6% y, como consecuencia del impacto de la reforma tributaria aprobada en diciembre de 2017, los recursos impositivos crecieron un 31,2%, 16,4 puntos porcentuales por debajo la inflación de ese año, que tocó los 47,6%. Este escenario se volvió a repetir en 2019, cuando la economía cayó 2,1% y la recaudación volvió a crecer por debajo de la inflación, esta vez a un ritmo de 48,5% interanual frente a una inflación de 57,3%. El año que acaba de cerrar será entonces el tercero en esa línea: con una caída estimada de la economía en torno del 10% producto del impacto de la pandemia, la recaudación tributaria cerró diciembre con una suba de 32,1%, por debajo del 36,1% que podría ser la inflación si se confirma la estimación del REM para diciembre.

El tributo que más creció a lo largo de 2020 fue Bienes Personales, que subió un 565% interanual y recaudó $207.382 millones. Esto se debió, según el Gobierno, a la modificación que incorporó la administración nacional en la Ley de solidaridad social y reactivación productiva que aprobó en diciembre de 2019, normativa que impuso una alícuota diferencial de hasta 2,25% a las personas que registraban bienes en el exterior.

Desde el Ministerio de Economía resaltaron, en un comunicado en el que se difundieron los resultados de diciembre, que “los principales tributos alcanzados por la Ley de Solidaridad explicaron el 15% de la mayor recaudación”. Además de Bienes Personales, el otro tributo que aportó a ese número fue el impuesto PAIS, que impone un 30% a la compra de moneda extranjera, que totalizó $134.971 millones, alrededor de la mitad de lo que invirtió el Estado en el Ingreso Familiar de Emergencia entre marzo y noviembre.

Entre IVA y Ganancias aportaron alrededor del 51% de la recaudación del año. En ambos casos, la expansión estuvo por debajo de las estimaciones de inflación: 24,3% y 33,8% respectivamente. En un año con pleno impacto de la pandemia y cierre completo de empresas y comercios por el aislamiento, el más afectado fue el tributo relacionado con el mercado interno.

La recaudación por los derechos de exportación registraron una caída en términos nominales de 2,7%, lo que implica un desplome aun mayor si se tiene en cuenta la evolución de los precios. Economía explicó, solo respecto de los números de diciembre, que “los tributos asociados al comercio exterior registraron un aumento de 9,1% i.a. producto del adelantamiento de operaciones registradas en igual periodo de 2019 y a la reducción de las alícuotas para diversos bienes y servicios anunciada en octubre”.

Dejá tu comentario