Recomiendan a bonistas pasarse a posiciones largas

Economía

Un estudio indica que el AE38 puede llegar a ser el instrumento soberano más beneficiado si se profundizan el contexto internacional favorable.

Los bonos argentinos en dólares no logran superar los precios de default que ostentan desde septiembre. Sin embargo, muchos operadores creen que estas cotizaciones deberían mejorar, ya que Argentina no tiene vencimientos de fuste en el corto plazo. En este contexto, un informe de Delphos Investment menciona la posibilidad de rotar carteras en bonos hacia posiciones más largas para aprovechar una eventual suba.

El documento señala: “Es posible un ciclo económico similar al observado durante el período 2003-2011, que podría disminuir la probabilidad de default, y el AE38 (bono con vencimiento en 2038) se perfila como el mejor instrumento para atravesar ese camino. Por un lado, la curva soberana se encuentra invertida y, aun así, el AE38 se ubica en la misma línea que los bonos cortos, es decir, los ratios favorecen al largo. Por otro lado, la cuestión más importante radica en la tasa de cupones promedio anual, 4,44% para el 38, mientras para los cortos ese número se encuentra en 1% o menos”.

En esa misma línea, desde la consultora sostienen: “Un escenario mundial distinto al observado hasta ahora, con una fuerte caída del DXY (índice que mide el valor del dólar con relación a una canasta de monedas extranjera) y la suba de commodities, podría afectar de forma directa la probabilidad de default en los bonos y así su potencial upside. En este sentido, lo conveniente sería una rotación desde los bonos cortos, como AL30/AL29, hacia los títulos más largos, principalmente al AE38”.

Delphos realizó una comparación de los upsides de los diferentes bonos soberanos frente a escenarios más favorables que el actual. A partir de este ejercicio concluyeron que, además del caso del bono 2038, se proyecta un recorrido más interesante para los papeles de la parte larga de la curva en: “El AE38 resulta el más beneficiado dados estos escenarios, sin embargo, hay una tendencia favorable a los bonos largos por sobre los cortos, explicada principalmente por el cobro de mayores cupones hasta marzo de 2024 y por la injerencia del mayor peso de cupones futuros en el cálculo del valor presente”.

En informes anteriores, Delphos ha venido señalando también la mejor performance de las obligaciones negociables de compañías locales. En su anterior documento sobre renta fija había destacado: “Los bonos corporativos representan una mejor opción en detrimento de los soberanos, tanto por efecto current yield como por una potencial compresión de spread entre corporativos y high yield globales”.

Dejá tu comentario