Reservas superan ya u$s 24.000 millones

Economía

Las reservas del Banco Central superaron ayer los u$s 24.000 millones. Es la cifra más alta desde el fin de la convertibilidad y la mayor desde el 11 de abril de 2001, cuando comenzó a agudizarse la salida de fondos ante la crisis. Una consecuencia directa del plan oficial de mantener fijo el dólar entre 2,90 y 3 pesos, pero hay que destacar algunos elementos. Por un lado, bajarán las reservas en 15 días para pagar los más de u$s 1.000 millones que vencen en BODEN. Por otro, hay que consignar que el Banco Central emite pesos para comprar esos dólares, y esos pesos luego los retira de circulación endeudándose con Lebac. Es decir que incorpora los dólares que compra en el mercado a sus reservas y, al mismo tiempo, aumenta su endeudamiento.

Las reservas del Banco Central superaron ayer los u$s 24.000 millones, rompiendo una nueva marca desde la salida de la convertibilidad. La cifra es la más alta desde el 11 de abril de 2001, cuando se profundizaba la salida de capitales que terminaría en el default.

Lo sorprendente en este caso es que se produjo un aumento de u$s 1.000 millones en menos de veinte días, ya que el 29 de junio pasado recién se habían superado los u$s 23.000 millones. En realidad, lo que hizo subir las reservas fue el dinero que giró la Tesorería al Central para que comprara dólares con el objetivo de destinarlo al pago de deuda. Fueron en total u$s 712 millones.

Recién ayer el Central, cuyo vicepresidente es Miguel Pesce volvió a intervenir con fuerza en el mercado cambiario, comprando u$s 86 millones, lo que apenas permitió que la divisa cerrara sin cambios en su cotización.

«El 3 de agosto, cuando se produzca el vencimiento de BODEN 2012 por más de u$s 1.500 millones, se generará una automática reducción»,
explicaron fuentes del BCRA. Hasta ahora, el Central venía acumulando stock a través de fuertes compras en el mercado cambiario, inyectando pesos a cambio de dólares. Pero justamente a partir de los primeros días de julio, prácticamente estuvo ausente del mercado. Fue la Secretaría de Hacienda, a través de la Tesorería, la que participó de manera sostenida en el mercado cambiario, utilizando para ello la mesa de operaciones del BCRA.

La contabilización de estos fondos transferidos por Tesorería como reservas del BCRA generó dudas en el mercado. Según lo comunicado, se trata de fondos del gobierno, que sólo pasan por el BCRA para concretar la compra de dólares en el mercado cambiario, tarea que antes hacía el Banco Nación.


Fuentes privadas explicaron que este porcentaje de las reservas integrado por dinero de la Tesorería podría quedar sujeto a embargos por parte de los bonistas extranjeros. Hasta ahora, la Justicia internacional había considerado que eran inmunes a embargos por distintas convenciones, pero esa postura podría ser rebatida si se comprueba que se trata de fondos ya asignados a un giro comercial (cancelación de capital de vencimiento de un bono).

El mínimo que tocaron las reservas fue de $ 8.800 millones en octubre de 2002. En ese momento, los pagos a los organismos internacionales generaban un fuerte drenaje de reservas de manera continua, mientras prácticamente no se registraban ingresos de divisas.

Pero a partir de fines de ese año comenzó a revertirse la situación: bajaron los pagos a organismos por el acuerdo alcanzado con el FMI (que refinanció vencimientos de capital) y el Central empezó a comprar dólares activamente en el mercado cambiario, lo que llevó a una fuerte recuperación. Comparando el mínimo de 2002 con el panorama actual, surge que las reservas prácticamente se triplicaron en menos de tres años.

Dejá tu comentario