9 de abril 2008 - 00:00

Reunión secreta en Pilar con Solá

Felipe Solá
Felipe Solá
Aquejados por la incertidumbre de una negociación que no avanza, un grupo de dirigentes rurales decidió recurrir al consejo de una figura política muy cara para el campo: Felipe Solá. Tanto le insistieron, que el ex gobernador bonaerense accedió a recibir a una decena de « grandes productores» en las cercanías de su casa de Pilar.

Allí ofició de «asesor», como él mismo se autodefinió en medio de sonrisas y manos estrechadas, ante los desconcertados dirigentes, entre los que se encontraba Teo Zorraquín, referente de AACREA. El encuentro fue el lunes por la noche y se manejó con carácter de « secreto», ya que Solá no quiere desautorizar al gobierno, o que en el seno del kirchnerismo piensen que busca ganar terreno aprovechando su buen trato con el sector rural.

  • Guía

  • Pero, ante el ausentismo de referentes del oficialismo, las palabras de Solá sirvieron de guía para los desconcertados productores. «Tienen que lograr apoyo de los legisladores que responden al campo», recomendó, casi una obviedad, aunque aclaró que él no está en posición de transformarse en receptor de esa demanda.

    Los ruralistas agradecieron calurosamente la apertura y le pidieron mantener continuidad en su trabajo como «consultor».

    Como era esperable, lo invocaron como «el hombre que necesitamos», en referencia al deseo -por ahora muy lejos de cualquier conexión con la realidad-de verlo otra vez al frente de la cartera de Agricultura, a la cual, de paso querrían ver convertida en ministerio.

    Dejá tu comentario

    Te puede interesar