Santángelo esbozó el Plan Alberto F.

Economía

A pesar de todos los interrogantes y dudas reinantes el economista Rodolfo Santángelo hizo un intento por pensar en voz alta cómo sería el plan económico del próximo gobierno. Lo hizo durante su presentación en el Congreso de ALACERO donde señaló que el mayor desafío de la Argentina era quebrar la estanflación. Si bien consideró que el país no estaba de cara a una debacle advirtió que no se trataba de una crisis corta.

Hizo hincapié en que a días de asumir todavía no se conocen los ejecutores ni los planes de la administración de Alberto Fernández. Sin embargo sobre la base de los problemas que enumeró sobre la economía argentina pasó a señalar cuáles son los desafíos del próximo gobierno. Al respecto recomendó apuntar a desindexar el gasto público, incluido el previsional. Al complicado desafío de la reestructuración de la deuda le sumó también el reto de reducir los subsidios y el de sincerar las tarifas. El menú se completa con la resolución de un mercado de cambios segmentado, la lucha contra la evasión impositiva y el cierre de acuerdos comerciales para promover la exportación.

No dudó en decir que el nivel de incertidumbre era altísimo ni tampoco que no vislumbraba que el próximo gobierno encarara reformas estructurales (como por ejemplo las concretadas en Brasil). Allí esbozó que lo que viene sería una suerte de plan de emergencia, con control de cambio y política monetaria más expansiva. Dijo que el país podía zafar, lo que implicaría que sobrevendría un verano razonable. Sobre el final usó el ejemplo de la bala de plata al explicar que si el próximo gobierno lograba sortear la coyuntura tenía que ponerse a trabajar a pleno, si fallaba habrá que prepararse. Y ahí reconoció sus dudas sobre la probable receta a implementar.

El director de MacroView había señalado, al empezar su disertación, que la Argentina estaba nuevamente bajo una situación de emergencia con el cóctel de devaluación, inflación y crisis de deuda, y que tras sus recurrentes debacles (crisis fiscales que terminan en crisis de deuda) había vuelto al “jardín de infantes”. Y todo ello en medio de una situación frágil de cambio de gobierno.

Dejá tu comentario