Se sorprende sólo el muy desprevenido

Economía

Ayer conmemoramos cinco años del lunes negro de la devaluación rusa. Desde entonces mucho ha cambiado en el mundo, aunque mirando las cosas desde lo bursátil, apenas podemos hablar de una variación de mas/menos 5% según sea el índice accionario que empleemos.

Si bien, como en la sesión del viernes, muchos quedaron sorprendidos por la suba de los precios accionarios, lo cierto es que este movimiento sigue estando en línea con lo que marca el pasado (es decir los cortes eléctricos de 1965 y 1977) por lo que insistimos, habrá que ver dentro de 30 días cuál es el "verdadero" efecto de lo ocurrido. Mientras tanto da la impresión que, para el mercado, los u$s 6.000 millones de costo que según algunas estimaciones tuvo el desperfecto, no fue demasiado. Al menos eso es lo que podría estar reflejando 0,97% que ganó el Dow al cerrar en 9.412,45 puntos o 2,2% que trepó el NASDAQ. De hecho, si tenemos en cuenta que GE y Honeywell fueron los líderes de la suba entre las empresas tradicionales, podemos colegir que se apostó a que la reactualización del sistema eléctrico ya tiene sus ganadores. Claro que la suba del dólar al máximo del último mes frente al euro y la recuperación de los bonos del Tesoro (y la consiguiente merma de la tasa) tuvo mucho que ver con lo que pasó. Con el S&P 500 a apenas unos centésimos de romper la línea de los 1.000 puntos, y el promedio industrial cerrando en el valor más alto de los últimos 14 meses (puntualmente desde el 20 de junio de 2002) o, dicho de otro modo, con una ganancia de 25% desde los mínimos del mes de marzo, lo curioso es que el ambiente no fuera más festivo.

Dejá tu comentario