Sin Cristina, Cristiano igual reinauguró la planta de Fiat

Economía

Córdoba (enviado especial) --De nada sirvieron las sucesivas postergaciones para que la Presidente estuviera presente: Cristina de Kirchner confirmó con su ausencia que el enfrentamiento que mantiene con el gobernador cordobés Juan Schiaretti por el tema de las retenciones es más fuerte que cualquier gesto hacia una empresa de un sector que sólo le ofrece buenas noticias.

Sin esa presencia, entonces, Fiat finalmente realizó ayer el acto de reinauguración de la planta de producción de automóviles en Córdoba, que había sido cerrada en medio de la crisis económica de 2001.

Pese al clima festivo, el presidente de la automotriz, Cristiano Rattazzi, no eludió referirse al conflicto entre los ruralistas y el gobierno y justificó el mote que se le endilga de ser el industrial que más defiende al campo. Luego de reclamar que la Argentina debe ser un polo productivo confiable dijo que «hay que desterrar los cortes de ruta porque se pierden inversiones», lo que se entendió como un mensaje a los productores.

Pero rápidamente dirigió sus cañones al gobierno y pidió evitar los enfrentamientos estériles. «En la Argentina se cree que podemos reinventar la rueda todas las mañanas.» También criticó el «castigo de los gravámenes distorsivos» y ejemplificó que en el mundo se recomienda gravar las «ganancias efectivas».

No estuvo sólo en sus reclamos el titular de la compañía. A su turno, Schiaretti pareció desahogarse al comenzar su discurso y con un tono de barricada sentenció: «La industria automotriz para Córdoba es una economía regional y nosotros la vamos a defender con uñas y dientes. Como vamos a defender con uñas y dientes todas las economías regionales como es el complejo agroindustrial». Las palabras y la forma generaron la ovación de los más de 1.000 invitados. Es que el acto del relanzamiento industrial de Fiat ya había sido postergado el 20 de mayo por la pelea con el campo (hubo otros intentos fallidos) y la demora no hizo más que encender aún más las pasiones. Hasta último momento se mantuvieron contactos con el gobierno para asegurarse la presencia de la Presidente y otro corrimiento de fecha habría sido insostenible.

En realidad, Fiat ya había comenzado la producción de autos desde fines del año pasado y el acto de ayer era meramente una cuestión formal. No menor, obviamente, ya que la construcción de la planta se había realizado en el 97, y cinco años más tarde debió cerrarse ante el derrumbe del mercado interno, por lo que la ceremonia igual tenía un significado especial. Sobre todo porque se habían invertido cerca de u$s 700 millones en su emplazamiento.

En ese entonces se producían los modelos Uno, Duna, Palio y Siena, que tras el cierre fueron mudados a Brasil. Eso implicó que de los 4.900 empleados de entonces se redujera la plantilla a sólo 600 en los peores años, y ahora se volviera a empleara cerca de 4.200 trabajadores.

Tras una inversión de unos u$s 300 millones, la planta de la localidad de Ferreyra vuelve a ser un polo productivo en el que se está fabricando otra vez el modelo Siena a un ritmo de 250 vehículos por día, y se espera llegar a 400 hacia fin de año. Parte de esos fondos estarán destinados a la división Fiat Powertrain Technologies que produce motores y cajas de cambios. En el caso de las plantas motrices, el acto sirvió para el lanzamiento productivo del nuevo 1.9 de 16 válvulas y la puesta en marcha de la construcción de nuevas líneas para la fabricación de la caja de transmisión C514.

Estas iniciativas se inscriben en el plan de inversiones lanzado por Sergio Marchionne, CEO del Grupo Fiat a nivel mundial para el período 2008-2010. Actualmente se produce la caja C513 y una nueva caja para el grupo PSA Peugeot Citroën.

También dentro de los planes de producción de la automotriz italiana se cuenta volver a fabricar en el país el modelo Palio que hoy se ensambla en Brasil. Con este vehículo y el Siena, la empresa espera producir unas 220.000 unidades por año.

El secretario de Industria, Fernando Fraguío, quien habló «en representación de la señora Presidenta», defendió el proyecto de ley de fomento para el sector autopartista y el reciente acuerdo alcanzado con Brasil para extender el régimen automotor común por cinco años.

Del acto, además de Rattazzi, Fraguío y Schiaretti, participaron el presidente del Grupo Fiat en América latina Cledorvino Bellini, y el CEO de Fiat Powertrain Technologies para la región, Franco Cirani.

Dejá tu comentario