Sin Wall Street, ya nadie se preocupa

Economía

Lo habitual cuando Wall Street se toma un descanso es que las plazas emergentes (cuanto más chicas peor) pierdan su principal foco de referencia quedando libradas a las presiones de los operadores locales.

Así, cuando los tiempos son "buenos", los feriados en EE.UU. tienden a ser acompañados de subas más o menos modestas (modestas porcentualmente, y modestísimas en cuanto a volúmenes) reflejando la natural -a veces no tan "natural"- tendencia al alza de quienes viven de la compra y venta de acciones.

Con el precio del petróleo recuperando algo de terreno durante la noche (el NYMEX estuvo cerrado así que tomamos el precio del WTI en Singapur, u$s 53,25 por barril) al conocerse que la OPEP ha decidido tener una serie de encuentros de emergencia para frenar el derrumbe de su único producto, parecía razonable apostar a que Tenaris -como suele serlo casi a diario- sería nuevamente el "motor" del mercado. Pero tal vez por ser justamente el más extranjero de los papeles locales (nadie se anima a "apostar" por él sin tener la referencia norteamericana) fue de los pocos que al final del día quedaron sin cambios.

  • Sabiduría

    Así no sorprende demasiado que en las primeras cinco horas de operaciones "no pasó nada" (el Merval apenas sí se arrastró en torno al valor de cierre del lunes).

    Es posible entonces que por ese mismo, "no pasó nada", que algunos se animaron a jugarse en los últimos sesenta minutos de la rueda impulsando los precios a partir de IRSA y Cresud (y un poco más atrás Acíndar y Alpargatas) de manera que al sonar la campana de cierre el indicador más popular de la Bolsa porteña trepaba 0,52% quedando para hoy en 2.083,39 puntos. La verdad es que podríamos decir muchas cosas sobre lo acontecido ayer, pero con menos de $ 14 millones negociados, tal vez lo más sensato sería reconocer que quienes decidieron prolongar el fin de semana para pasarlo al sol y en familia, mostraron una gran cuota de sabiduría.
  • Dejá tu comentario