Sobisch: precios regalados aquí y le pagamos caro el gas a Bolivia

Economía

Jorge Sobisch, el gobernador más duro con Néstor Kirchner (ya lo era antes de que el santacruceño llegara a la Presidencia, por la ambición de éste de liderar a los mandatarios patagónicos), salió ayer a criticar con fuerza la política energética oficial. Además de calificar de «pésimo negocio» la compra de gas boliviano, cuestionó la decisión de recortar la provisión de ese combustible a Chile, afirmando que «eso pasa porque no hubo previsión y no se hicieron las inversiones necesarias». A su vez, tocó un tema sensible y que está detrás de la actual crisis del gas al diferenciar a su provincia de la Nación en lo que se refiere al climade negocios. «En Neuquén se garantiza la seguridad jurídica y se promueven las inversiones», disparó.

Neuquén - Jorge Sobisch dijo que la compra de gas boliviano realizada por el Gobierno nacional fue un « negocio pésimo», ya que se adquiere a Bolivia un recurso que «se está malvendiendo» a nivel local. Y aprovechó para advertir que el recorte en el suministro de gas a Chile es producto de la "imprevisión" del gobierno nacional porque "no se han hecho las inversiones necesarias".

El acuerdo, que el miércoles pasado alcanzaron el presidente Néstor Kirchner y su par boliviano, Carlos Mesa, establece que Bolivia proveerá «un máximo» de cuatro millones de metros cúbicos diarios de gas a un precio de 0,98 centavos de dólar por millón de Unidades Térmicas Británicas (BTU), por medio de un contrato de seis meses de duración.

En tanto, Sobisch garantizó seguridad jurídica y política para invertir en su provincia a los empresarios del petróleo y el gas.

Dijo que la causa de la crisis energética es la
imprevisión, insistió en que «el problema es de transporte y no de producción» y exhortó al gobierno a «buscar soluciones sustentables escuchando a las provincias y a las empresas».

Señaló, además, que el precio del gas, que se mantiene congelado desde el fin de la convertibilidad, también «es una de las causas del problema».

El malestar de
Sobisch se manifestó en paralelo con la decisión del gobierno nacional de reducir el suministro de gas a Chile. «Neuquén es el principal productor de gas y petróleo de la Argentina y su producción está en condiciones técnicas de abastecer las necesidades del consumo nacional y también del de Chile», dijo y explicó que «el problema es que no se han hecho las inversiones en construcción de ductos para el transporte».

Sobisch realizó estas declaraciones durante una disertación ante el Club del Petróleo, en la Capital Federal.

Dejá tu comentario