Sólo 20 compañías concentran 44% de las exportaciones

Economía

Las empresas agroindustriales, petroleras y cerealeras volvieron a ocupar en 2005 el ranking de grandes exportadores del país. Sólo 20 compañías vendieron al exterior por u$s 19.632 millones y concentraron 44% del total exportado, que, según los datos que acaban de cerrar en el gobierno, sumaron u$s 44.686 millones.

La compañía que más exportó durante el año pasado fue Cargill. Con u$s 2.293 millones, la cerealera obtuvo 5,1% de participación en las ventas totales del país al mundo y 11,7% si se tienen en cuenta las 20 más importantes en el comercio exterior. La siguieron la petrolera YPF, que exportó u$s 2.229 millones en ese período y otra cerealera, Bunge Argentina, que vendió a otros países por u$s 2.098 millones.

Los datos oficiales que corresponden a todo el movimiento comercial desde la Argentina hacia el exterior y a los que pudo acceder Ambito Financiero muestran que la estructura exportadora del país sigue basándose en los productos primarios y en la alta concentración en el número de empresas.

El total de compañías que realizaron envíos a otros países fueron 14.973 durante 2005. Pero sólo 25 empresas exportaron la mitad del total en términos de montos. Es decir que menos de 0,2% de las firmas que registraron ventas externas en el año facturó 50% del total.


La concentración se aprecia todavía más si se amplía el espectro. Las primeras 100 empresas del ranking representaron 70% del total de exportaciones (u$s 31.280,5 millones) y 550 compañías se quedaron con 90% (u$s 40.217,8 millones).

Según
Enrique Mantilla, presidente de la Cámara Argentina de Exportadores (CERA), esto se da porque «las empresas que tienen capacidad de realizar exportaciones importantes son grandes compañías, generalmente multinacionales, que pueden producir a escala, conseguir certificados de calidad internacional y posibilidades de financiamiento para invertir tanto en bienes de capital como en recursos humanos». Igualmente, en esa cámara explican que el número de empresas que exportan está creciendo significativamente, sólo que aquellas que pueden exportar por más de u$s 8 millones al año no superan las 350.

• Commodities

La fuerte presencia de ventas relacionadas con productos primarios es otra de las constantes entre las principales compañías exportadoras. Tanto es así que de los 10 primeros lugares de la lista, siete son agroindustrias (principalmente vinculadas a cereales y oleaginosas), dos son empresas de combustibles y sólo una es siderúrgica.

«Que la estructura exportadora se concentre en commodities no es lo ideal porque los precios son fijados internacionalmente, dependen de las condiciones climáticas y, por lo tanto, son inestables. Los sectores industriales, al ser más dinámicos, proporcionan una diversificación y una seguridad mucho mayores», explicó a este diario Mauricio Claveri, economista de la consultora ABCEB. Entre los rubros industriales que logran posicionarse entre los primeros puestos de ventas al exterior, además de las siderúrgicas se encuentran las automotrices. Toyota Argentina es la que mayores exportaciones realizó en cuanto a monto con u$s 622,2 millones en el año (ocupó el 14° lugar), seguida por Ford, que se ubicó en el 17° puesto, con u$s 557,6 millones.

En este sector fueron fundamentales el convenio firmado con México, que amplía cada año las ventas de vehículos hacia ese país; la mejor situación económica brasileña que permite colocar mayor cantidad de automóviles producidos en la Argentina, y también que se ganaron nuevos mercados (por fuera del Mercosur) que importan vehículos locales.

Claveri aseguró que a pesar de que puede llevar décadas posicionar al sector industrial entre los primeros puestos de la lista de exportadores, ya que las crisis económicas que viven los países suelen provocar desinversiones en esos sectores, actualmente «en la Argentina hay una preocupación, desde 2002, por encarar una reindustrialización. Eso está basado en el sostenimiento del tipo de cambio alto, asistencia en cuanto a financiamiento del Estado a las fábricas y una discusión más seria con Brasil para intentar terminar con las asimetrías que perjudican a la Argentina», comentó.

Dejá tu comentario