Sospechoso silencio en el caso Sol Group

Economía

Si hay algo que aún llama la atención en el cruce de denuncias del gobierno nacional contra la administración de Jorge Telerman es el silencio que guardan al respecto algunas partes que parecen involucradas en el episodio.

El miércoles, sorprendió un singular allanamiento en las oficinas del Gobierno de la Ciudad en busca de facturas de publicidad abonadas por el gobierno de Telerman a una empresa, Sol Group SA, supuestamente fantasma (según presume la Justicia y acusa el oficialista Miguel Bonasso).

Habló el diputado, denunció Alberto Fernández, retrucaron Telerman y su titular de Prensa, Oscar Feito, y hasta el conductor Marcelo Tinelli mantuvo fuertes entredichos con el jefe de Gabinete. Pero nadie habla del volumen en pautas publicitarias que está en el ojo de la tormenta, el que cobró Tinelli (dice Feito algo más de $ 800 mil y Bonasso más de $3 millones) para varios de su programas que se emiten en «Canal 13». La emisora, muda. Tampoco Tinelli aportó el dato sobre cuánto cobró de esas facturas que se cursaron a través de una intermediaria, Sol Group SA, aparentemente mayoristade espacios publicitarios.Tampoco hablaron otras intermediarias que aparecen en planillas del Gobierno porteño que además exhibe el sitio Poder Ciudadano, y de las que se conoce poco, como Naya Comunicaciones, Percer, y tantas otras más del rubro publicidad que actúan con organismos oficiales.

  • Descubierto

    Por ahora la Justicia se ha provisto de expedientes sobre pautas publicitarias que el Gobierno porteño aduce -y acompaña con carpetas- que se pagaron correctamente y que no hubieran tenido manera de corroborar si la empresa era «fantasma», si es que lo es. Deja ese entrevero al descubierto otras cuestiones relacionadas con los avisos televisivos, en este caso de «Canal 13». De allí resulta que hay diferentes tipos de publicidad. La clásica, se diría, cuando aparece en las tandas el anunciante, en este caso el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y otra, ya bastante difundida, que es la publicidad no tradicional (PNT). Aparentemente, ese segundo estilo se habría aplicado en la programación del canal del monopolio «Clarín» en programas de Tinelli. Se trata de menciones, como por casualidad, que el conductor hace de productos, o de gobiernos. Una mención, una alusión, una referencia hasta a veces indirecta.

    Falta también esa especificación en el caso, además del dato clave que podría hasta resolver la cuestión: cuánto dinero recibió «Canal 13» de los $ 800.000 (cifra que da Feito) que facturó Sol Group SA en julio pasado al Gobierno porteño. Claro que la intermediaria se queda con una parte de la facturación, y según el Gobierno de la Ciudad, en el momentodel que se habla la firmaes la que ofrecía mejores descuentos, la que saldría así más barata. Raro que en otras publicidades de «Canal 13» no haya facturas por $ 150 mil, como las que cobró la emisora por avisos en programas de Tinelli.

    Logró Alberto Fernández un cruce mediático que repelió Telerman acusando de suciedades y malas intenciones al gobierno en ese trance, pero nada dicen las empresas beneficiadas con la facturación que nutre de confusiones la campaña por la Jefatura de Gobierno de la Capital Federal que tendrá sus urnas el 3 de junio próximo.

    Y hay, claro, muchos beneficiarios de grandes montos por la difusión de la gestión de Telerman que aún no hablaron, como «Canal 13», que debería al menos agregar algo de claridad, explicando, por caso, el trámite con intermediarios para la recepción de pautas oficiales en sus espacios televisivos.
  • Dejá tu comentario