Subsidios: quita para transporte será igual a las ya dispuestas

Economía

El Gobierno aplicará en el transporte público de pasajeros una quita de subsidios «igual» a la que dispuso para los servicios de electricidad, gas y agua, según anunció ayer el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, aunque sin especificar fechas. La decisión implicaría un aumento del 200% en los boletos de colectivos, trenes y subtes, y aunque la idea oficial es subsidiar directamente al pasajero que demuestre que no puede hacer frente a la suba, si la medida se concreta, afectaría por primera vez a sectores de ingresos moderados.

Schiavi señaló además que se impondrá un sistema de boletos combinados para que los trabajadores puedan tomar uno, dos o tres líneas de transporte urbano abonando un solo pasaje para terminar un recorrido. Dijo que con ese sistema, un trabajador que viaja dos horas para llegar a su empleo y debe tomar todos los días tres y hasta cuatro colectivos abonará un solo boleto para abaratar sus costos.

Schiavi admitió que el Estado viene pagando el equivalente a dos tercios del boleto del colectivo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). «En el transporte vamos a aplicar una política muy similar a la que se está haciendo en los otros servicios. Tenemos que hacer sintonía fina», señaló en declaraciones a un canal de TV.

Según Schiavi, sólo el 11% de los usuarios del transporte público es humilde, al tiempo que cuestionó que el subsidio sea igual para todos, independientemente de sus ingresos. Puntualizó que el Gobierno trabajará para «identificar a quienes lo necesitan», mientras «a los otros se les hará pagar lo que cuesta tener subtes, trenes y colectivos».

No obstante, hasta el momento, el Gobierno les quitó el subsidio a los servicios de luz, gas y agua a hogares de alto poder adquisitivo considerando la valuación fiscal y el precio de la propiedad en los barrios y zonas excluidos. En el transporte, la eliminación de las subvenciones afectaría exclusivamente a sectores medios, pero de recursos muy discretos, si se considera que las capas de menor poder adquisitivo estarán exceptuadas.

Si dos tercios del boleto mínimo de colectivo son subsidiados en el AMBA, como el usuario paga $ 1,10, el Estado aporta $ 2,20, con lo cual el pasajero que se quede sin subvención pagaría $ 3,30, lo que significa tres veces más de lo que abona en la actualidad.

En cuanto al traspaso de los subterráneos a la órbita del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Schiavi afirmó: «Estamos en tiempo de descuento desde el 1 de diciembre», y recordó que «la Nación hizo una propuesta concreta donde se ofreció a pagar subsidios por un año, pero a partir de ahí no hubo respuesta, y todos los días hay un problema nuevo».

Agregó: «En este esquema de sintonía fina no podemos explicar a un vecino al que le sacan subsidios que voy a seguir subsidiando el transporte de uno de los lugares con mayor recaudación del país», indicó y resaltó que el traspaso será el 2 de enero, aunque no haya acuerdo.

Ayer se constituyó la mesa de trabajo del transporte automotor de pasajeros de corta distancia para analizar la estructura de costos del sector. La reunión estuvo encabezada por Schiavi, y asistieron representantes de las cuatro cámaras de transporte público de pasajeros y el secretario general de la Unión Tranviario Automotor (UTA), Roberto Fernández.

La agenda de trabajo incluirá también otros temas, como la normalización de los permisos, el análisis de la asignación de subsidios a la demanda, la consolidación del Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) y la capacitación de los conductores. También se irán analizando la prestación de servicios diferenciales y los problemas de seguridad.

Dejá tu comentario