Supervisarán los presupuestos de los países de UE en crisis

Economía

El Parlamento Europeo (PE) autorizó que la Comisión Europea (CE) analice los proyectos de los presupuestos de los países antes de que sean aprobados por las respectivas legislaturas nacionales. De este modo, dará su visto bueno o, en su caso, pedirá que se revisen los números y que se establezca una mayor supervisión de la Unión Europea (UE) a los Estados que experimentan graves turbulencias financieras.

El vicepresidente de la CE y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, mostró su satisfacción por la aprobación de las nuevas normas, de las que destacó su "importancia para el futuro económico de Europa". "Con esta nueva legislación, el ciclo de la vigilancia presupuestaria en la zona euro está completa", indicó Rehn en una declaración leída al parlamento europeo. Además, señaló: "junto a las medidas de coordinación aprobadas el año pasado, estamos ahora más cerca de una genuina unión económica y monetaria".

Por su parte, el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, consideró que esta aprobación "refuerza significativamente las herramientas para la coordinación presupuestaria y de las políticas económicas a nivel de la UE", según un comunicado. Para Barroso, "es otra prueba de la voluntad de Europa por fortalecer la gobernanza económica y crear los cimientos para una unión económica y monetaria más profunda y verdadera".

Los Estados miembros tendrán que someter cada año, y antes del 15 de octubre, sus proyectos presupuestarios para el ejercicio siguiente al estudio del Consejo y de la CE. Así, se pretende establecer mayor vigilancia y asesoramiento de los borradores de los proyectos presupuestarios de los países del euro, especialmente de los que están bajo el procedimiento por déficit excesivo.

Este proyecto y los planes nacionales a medio plazo deben basarse en previsiones macroeconómicas independientes y los países tendrán que crear organismos independientes que supervisen el cumplimiento de las reglas presupuestarias relativas al equilibrio presupuestario. La CE emitirá un dictamen antes de cada 30 de noviembre sobre el proyecto presupuestario y, si constata un serio riesgo de que el Estado miembro no cumpla con sus obligaciones en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, podrá proponerle que presente un nuevo presupuesto.

Los Estados tendrán que informar con antelación a la Comisión y al Eurogrupo de sus planes de emisión de deuda nacional y también de cualquier plan de reforma importante de la política presupuestaria.

En el caso de los miembros rescatados o con graves problemas, se establecen supervisiones estrechas de la CE prorrogables cada seis meses, visitas periódicas al país e informes trimestrales sobre la situación del Estado afectado.


La información que tendrá que suministrar el país miembro afectado sobre la situación financiera y macroeconómica se mantendrá confidencial para no desatar reacciones negativas en los mercados. Si se concluye que se requieren nuevas medidas y que la situación financiera de un país amenaza la estabilidad de la eurozona, el Consejo podrá recomendar un programa de ajuste macroeconómico.

El acuerdo ha sido posible al aceptar la CE incluir una declaración formal en la que se compromete a crear un grupo de expertos para estudiar los posibles méritos, riesgos, requisitos y obstáculos a la emisión parcial de deuda común de los países de la eurozona en la forma de un fondo de amortización y euroletras.

El resultado del estudio estará listo en marzo de 2014 y, tras estudiar sus conclusiones, la CE hará propuestas si es apropiado antes del fin de su mandato.

El PE ha dado luz verde además a una reivindicación de los eurodiputados en sus negociaciones con el Consejo, que se establezca en la letra de la nueva normativa que los recortes presupuestarios no pueden estrangular las inversiones en áreas como la educación y la atención sanitaria, ni el potencial de crecimiento y la generación de empleos. Para ello, los Estados miembros tendrán que detallar cuáles de sus inversiones pueden apuntalar el crecimiento y el empleo, y la CE habrá de aplicar un calendario de reducción del déficit con más flexibilidad en circunstancias excepcionales o en crisis graves.

Dejá tu comentario