Telefónica vende sus antenas de telefonía para pagar deudas

Economía

Proyecta obtener 830 millones de euros por la cesión de 50.000 torres de transmisión de móviles que tiene distribuidas en varios países.

El alto endeudamiento es uno de los principales problemas que enfrenta Telefónica. La multinacional española -que tiene fuerte presencia en el mercado argentino de telecomunicaciones- está inmersa en un proceso de reestructuración destinado a aliviar el peso de su deuda. La estrategia incluye, entre otros pasos, el recorte de su plantel de trabajadores, la refinanciación de pasivos y también la venta de algunos activos para capitalizar la compañía y facilitar el desendeudamiento.

En este contexto, la compañía puso en venta un total de 50.000 torres de telefonía que tiene dispersas en distintos lugares del mundo donde está presente. Con esta medida proyecta obtener ingresos y mejorar su balance. “En términos comparables de mercado, esta cartera de aproximadamente 50.000 sites podría generar unos 830 millones de euros en ingresos y unos 360 millones de euros en OIBDA, pudiendo requerir 25 millones de euros en inversiones de mantenimiento sobre una base pro-forma anual”, explicó la operadora en una nota elevada al regular del mercado en España.

Para los expertos de Banco Sabadell, la venta de la cartera de 50.000 torres a uno o varios compradores, “asumiendo las cifras que ha ofrecido la propia compañía, podría generar entre 4.900 millones y 6.100 millones de euros para Telefónica”.

La cifra final neta de beneficios dependerá de las condiciones que luego de la venta pueda pactar Telefónica para el uso de las torres, ya que pasará de propietaria a inquilina de las instalaciones requeridas para sus servicios móviles, explican los analistas.

Sólo en el Reino Unido, Telefónica cuenta con alrededor de 7.000 antenas a través de su participación del 50% en Cornerstone, una compañía que Telefónica y Vodafone crearon en 2012 para operar conjuntamente su infraestructura de torres. En Alemania, Telefónica Deutschland es propietaria actualmente de unas 19.000 antenas en todo el país.

Lo que todavía no está decidido es si la venta se realizará a su controlada Telxius o a un tercero.

La situación de Telefónica viene generando incertidumbre entre los inversores y esto se ha reflejado en su cotización bursátil, que acumula una caída de 7% en lo que va del año y registró el pasado 23 de agosto su nivel más bajo en 22 años, al ubicarse en los 5,93 euros por acción.

En las últimas sesiones hubo una recuperación hasta los 6,70 euros, impulsada por el plan de venta de activos y el ajuste de personal. A esto se sumó ayer la versión de que la multinacional española analiza la posible compra de Oi, su rival brasileño, que pasa por un momento financiero muy delicado tras entrar en quiebra y ser rescatado en 2016. La capitalización bursátil de Oi asciende a 6.700 millones de dólares, unos 6.000 millones de euros y los analistas evalúan que su compra tendría impacto positivo en el grupo. De todos modos, las acciones de Telefónica ayer cerraron con una caída de 1,78%, hasta los 6,67 euros.

Por otro lado, ayer la agencia Bloomberg informó que Telefónica emitió deuda por 500 millones euros, con una tasa de interés que oscila entre un 2,875% y el 3%. Los recursos de esta emisión se destinarán al mantenimiento de la posición de liquidez de la empresa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario