Tenaris no para: pagó u$s 2.200 millones por empresa de EE.UU.

Economía

Tenaris, la empresa de tubos sin costura del grupo Techint, concretó ayer una nueva adquisición: pagará u$s 2.160 millones por la estadounidense Hydril, que fabrica las juntas que unen esos caños en sus diversas aplicaciones (sobre todo en exploración petrolera). Según el comunicado de la empresa que encabeza Paolo Rocca, el monto a abonar representa un sobreprecio de 17% respecto del valor de mercado actual de Hydril Co. Con esta operación, Tenaris suma compras por u$s 5.463 millones en menos de un año, una cifra que a la vez impresiona y demuestra la prosperidad de los negocios conexos con la exploración y explotación petrolera.

La adquirida es una empresa con sede en Houston -la capital petrolera de Estados Unidosde la que una familia Seaver tiene cerca de 22% de las acciones y el control. Fue fundada en 1933 y fabrica conexiones «premium» y productos para control de presión, usados en exploración y producción de petróleo y gas.

Según el propio Rocca, la compra les permitirá ofrecer un rango completo de productos para la exploración a sus clientes, sobre todo de Africa occidental, el Golfo de México y Brasil.

En la actualidad, Tenaris es la principal fabricante del mundo de esa clase de tubos, y también produce juntas de alta complejidad en sus plantas de la Argentina, Italia y México, entre otros países donde actúa.

Lo llamativo de la operación anunciada ayer -y de la que había rumores desde hace algunos meses- es que Tenaris pagará casi todo al contado y con fondos propios, lo que marca la enorme liquidez que tiene la compañía. Otra parte se pagará con deuda, pero fuentes locales de la empresa no revelaron quién será el prestamista. De todos modos, el comunicado asegura que «ya se ha hablado con entidades financieras y está garantizada la financiación de la parte de deuda».

Cabe apuntar que el grupo que asesoró a Tenaris en la compra fue el Citigroup Global Markets, en tanto Credit Suisse Securities y USBX Advisory Services lo hicieron con Hydril, lo que podría dar una pista de quiénes al menos participarán en esta operación desde el sector financiero.

La de ayer es la segunda megaadquisición de Tenaris en menos de un año: en octubre de 2006 cerró la compra de la también estadounidense Maverick Tube Corporation, lo que le abrió las puertas a ese mercado, hasta ese momento restringido para el grupo Techint por las barreras paraarancelarias impuestas por Washington a la importación de tubos.

Rocca pagó por Maverick u$s 3.185 millones, incluyendo la deuda de la adquirida y que fue asumida por la compradora. En ese caso, la prima fue de 42%, o sea dos veces y media la aplicada a la compra de Hydril si se toma en cuenta la cotización del papel a su cierre el viernes pasado. Sin embargo, si se considera el promedio de los últimos 30 días, la prima para los accionistas que vendieron Hydril trepó a 30%.

  • Inversiones

    Entre estas dos megacompras, Tenaris había concretado otras tres mucho más chicas: la de una planta en Villa Constitución de tubos con costura (que se usan en los ductos) a Acíndar (u$s 28 millones) y las de dos empresas rumanas por u$s 42 millones y u$s 48 millones respectivamente.

    El año pasado, obviamente sin Hydril, la facturación bruta global de Tenaris habría trepado -según fuentes del mercadoa los u$s 9.000 millones, un dato difícil de confirmar dado que aún no se completó la consolidación de balances con Maverick. A esto habrá que sumarle los u$s 503 millones que facturó Hydril en 2006, que le dejó una ganancia neta de u$s 91,3 millones.

    El comunicado trae declaraciones de Rocca, quien dice allí que «la marca y capacidad de manufactura de Hydril en Norteamérica completará la posición de Tenaris en la región con un rango completo de productos».
  • Dejá tu comentario