El BCRA empezó a girarle utilidades al Tesoro: fueron $50.000 millones

Economía

Se vienen meses con mayor demanda de fondos y encima emerge el gasto pandémico. Con stock de Adelantos casi a tope volvieron las Transferencias.

Por primera vez en lo que va del año el BCRA empezó a girarle utilidades al Tesoro. Fue el viernes de la semana pasada por un monto de $50.000 millones. De esta manera el ente monetario comienza a echar mano al mecanismo de Transferencia de Utilidades para auxiliar al Tesoro. Vale recordar que se tratan de ganancias contables -fundamentalmente por valuación del tipo de cambio- ya que el llamado déficit cuasifiscal se ha expandido de la mano del creciente stock de Leliq y Pases. Pero al fin y cabo son utilidades y el BCRA está legalmente autorizado para girarlas al Tesoro. Este año sumarían unos $1,3 billones.

Claro que como se trata de una emisión monetaria lisa y llana no puede soslayarse su efecto monetario. Aunque, como viene ocurriendo, gran parte de esta emisión luego se esterilizará vía Leliq y Pases. Hoy el stock de esta deuda remunerada del BCRA supera los $3,6 billones y genera el pago de intereses mensuales de más de $100.000 millones. Solo a modo de ejemplo, cabe señalar que la Fed le giró al Tesoro de EE.UU. más de u$s86.000 millones (el mayor monto desde 2016) en 2020, pero claro en este caso se trata de los intereses que cobra el banco central de EE.UU. por la tenencia de bonos y como la tasa que paga a los bancos por los encajes es casi cero, todo es beneficio, y el fisco estadounidense lo aprovecha.

Con respecto al caso argentino, vale recordar que recién el pasado 5 de marzo el BCRA hizo su primera asistencia al Tesoro a través de un Adelanto Transitorio por $70.000 millones. Un año atrás a esa altura de 2020 ya le había girado $232.000 millones de Adelantos más otros $80.000 millones de Transferencia de Utilidades. Pero toda esta asistencia fue previa a la implementación de la cuarentena obligatoria por la pandemia. Ahora bien, la cautela con que se ha movido en esta parte del año el fisco y el BCRA, junto con la bonanza recaudatoria vinculada a la soja y al impuesto a la riqueza, hacen que al cabo del primer trimestre la asistencia al Tesoro apenas haya sumado $135.000 millones de Adelantos, o sea, un 57% menos que un año atrás. En abril volvió a girar Adelantos por $55.000 millones. Así sumó al cabo de los primeros cuatro meses del año una asistencia de $190.000 millones (el stock de Adelantos supera los $1,4 billones).

Pero ahora que ha comenzado con la transferencia de utilidades (la asistencia ya suma $240.000 millones en 2021) y dado que se viene reimplementando homeopáticamente las restricciones a la movilidad ante el rebrote de casos covid y se anuncian nuevas ayudas económicas por la pandemia, la “maquinita” deberá trabajar algunos turnos más de los previstos en el presupuesto.

Además viene el cierre del primer semestre y con ello el pago del medio aguinaldo y otros ajustes programados por lo que el fisco necesitará de la asistencia del BCRA, más allá de que el Tesoro afrontó sin sobresaltos los vencimientos de mayo. Pero por delante viene un bimestre de fuertes vencimientos de deuda ($1 billón) y además se requiere más gasto pandémico y corriente. Si bien esta ha sido hasta ahora la asistencia vía Adelantos y Transferencia de utilidades, no dejan de llamar la atención algunos movimientos entre el BCRA y el Tesoro vinculados a la compra-venta de divisas. Es que pareciera que el BCRA le gira pesos para que el Tesoro compre divisas para afrontar vencimientos en moneda extranjera (principalmente organismos financieros internacionales como el FMI, BID, etc.).

Un comentario final. Si uno se guiara por la expansión de la base, hasta ahora se observa que prácticamente no creció, lo hizo en apenas $34.000 millones. Pero hay un trasfondo. Toda la emisión para comprar reservas ($500.000 millones) más la vinculada al Tesoro ($240.000 millones) se compensa en parte con la venta de divisas al Tesoro y la colocación de Leliq. Pero el pago de intereses ya sumó $431.000 millones y eso fue absorbido por los bancos vía Pases ($567.000 millones) lo que retroalimenta el stock de deuda remunerada y así sucesivamente. De modo que el plan de pasar parte de esa deuda del BCRA al Tesoro -al permitir que los bancos usen Leliq para comprar bonos del Tesoro y sean computados como encajes-, una treta usada por todos los gobiernos en ambas direcciones, a la larga tendrá sus consecuencias.

Dejá tu comentario