Las mesas recalculando y el "enemigo público número uno"

Economía

La pregunta del millón. Lacunza dejó huella. Atentos a medidas del BCRA.  ¿Quién es el nuevo Dillinger? Esperando el 2%. La nómina de moderados.  Putin avisa y vende dólares. ¿De nuevo el fantasma Burns?

Desde la semana pasada, con la novedad del cambio en los encajes bancarios en Leliq por Bonos del Tesoro en pesos, las mesas de dinero están en modo “recalculando”. ¿Cuántas Leliq pasarán los bancos a deuda del Tesoro? La pregunta del millón. Decenas de análisis y estimaciones, y, sobre todo, interesantes lecturas de aquellos gurús que “fuman bajo el agua”.

Quizás lo más rico han sido los Zoom de dos de las principales consultoras locales. En uno de ellos se hizo hincapié en que era una señal de más gasto público preelectoral. En el otro, el riesgo de que el traspaso dejara de ser voluntario. Pero en ambos vislumbraron una mayor expansión monetaria de ahora en más. Mientras que del cruce entre la mesa de un fondo con uno de los binomios financieros más interesantes del mercado local quedó claro que el Tesoro no debería esperar demasiado de la nueva normativa. A lo sumo, podría aportar, siendo optimistas, entre $30.000 y $40.000 millones mensuales promedio.

Lo que más inquieta es el bimestre julio-agosto porque vencen más de $1 billón. En las mesas aún resuena el verbo lacunzano “reperfilar”, que por ahora no se ha conjugado en el BCRA, y resta atractivo al traspaso voluntario de encajes. En dicha mesa, también destacaban que las Leliq son a 30 días mientras los títulos del Tesoro tienen una duration de 6 meses promedio, lo que se descalzaría del plazo promedio de los plazos fijos. Dado que tras la licitación de Leliq de ayer ahora quedan dos más antes de que liquide la próxima licitación el MECON (el 9 pero liquida 11) los operadores seguirán atentos los movimientos del BCRA, incluso, nuevas medidas. El otro tema que hoy acapara la atención es el vencimiento del canje de Buenos Aires. Se esperan novedades, luego de una aparente nueva oferta que se les hizo llegar a los acreedores. Y hablando de deuda, circula el rumor en derredor del Club de París de que un embajador se apersonó advirtiendo a la gente de Economía que, para seguir negociando, primero el Gobierno argentino debía dejar de pagar los compromisos con China. ¿Por qué le pagan a Xi y al resto no?, lanzó el diplomático. Empezaron las apuestas en las mesas: ¿qué embajador fue? Un banquero con llegada a la Rosada, soslayó el desafío al conocer la respuesta y recomendó -a lo machirulo- mirar quiénes la tienen más larga en el Club.

Como bien dijo un legendario consultor a sus clientes, rememorando películas de Eliot Ness o Edgar Hoover, no hay duda de que la tasa de inflación es el “enemigo público número uno” para el Gobierno. Las estimaciones que venían bien en la primera quincena parece que se desbocaron en la recta final de mayo. Los datos están entre 3,5% y 4%. Hasta que no la bajen al 2%, por lo menos, no habrá emojis de “caritas felices” en el Instituto Patria. Al respecto, fue muy comentado en una cumbre financiera virtual que la vicepresidenta no se muestra muy convencida de llevar en los primeros lugares de la lista a diputados bonaerenses a los apuntados por La Cámpora, y por eso está sondeando a “moderados”. ¿A quiénes sondeó? Ampliaremos.

La puja entre EE.UU. y China no fue un capricho de Trump. Y así lo deja claro Biden, que mantiene la llama viva del conflicto con China y con Rusia. Mientras Beijing percibe que todos los movimientos de EE.UU. son contra ella y actúa en consecuencia, viene la cumbre Biden-Putin en Ginebra de la que no se espera nada nuevo. Sin embargo, ayer, aprovechando el megaforo económico internacional anual de San Petersburgo (SPIEF), el ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, anunció que iban a desdolarizar su fondo soberano (que tiene casi u$s200.000 millones) que se alimenta de los excedentes petroleros.

Pasarán todos los activos en dólares a euros y yuanes, aunque también podría incluir al oro (vale señalar que las tenencias de oro ya superaron a las de dólares por primera vez). Expectativa por el impacto en el mercado. De quien se vuelve a hablar es del fantasma del exjefe de la Fed Arthur Burns ante las declaraciones de miembros de la Reserva Federal que insiste en que los recientes aumentos en el precio de los alimentos, los materiales de construcción, los autos usados, los productos de salud personal, la gasolina y los electrodomésticos reflejan factores transitorios que desaparecerán rápidamente con la normalización pospandémica. Parece que Arthur le erró serio en el diagnóstico tras el shock petrolero de los 70 y se teme que vuelvan a cometer la misma equivocación.

Temas

Dejá tu comentario