Vaca Muerta: se estanca acuerdo por mayor productividad

Economía

Las empresas petroleras plantearon al sindicato que no podrán hacer frente al incremento salarial que reclaman.

El acuerdo firmado entre las empresas petroleras y los sindicatos, con el que se busca impulsar la reactivación de Vaca Muerta parece a punto de estancarse. En una negociación paralela sobre salarios, durante la reunión de ayer, la última luego de una serie de encuentros que parecían alentadores, desde las compañías (agrupadas en las cámaras CEPH y CEOPE) sostuvieron que no pueden hacer frente a la suba salarial del 16,2% que reclama el gremio.

Las compañías adujeron que por la pandemia “hay un marco de incertidumbre” en el sector hidrocarburífero argentino que les impide otorgar el incremento, que las entidades sindicales reclaman como pendiente del acuerdo paritario de 2019. Según fuentes del sector, las empresas argumentaron que el artículo en debate es una “revisión” del contexto salarial y no una cláusula gatillo que disparar la readecuación de forma automática según los índices inflacionarios.

Las partes habían arribado ayer al encuentro (el tercero en las últimas tres semanas) con expectativas para llegar a buen puerto. De hecho, desde el sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, conducido por Guillermo Pereyra, habían firmado un “pre-acuerdo para la sustentabilidad y el empleo” con la empresa YPF, quien encabezó las negociaciones. Dicho documento incluye la posibilidad de alcanzar metas por productividad, un reclamo que los operadores hicieron para mejorar sus costos y poder reactivar la actividad en Vaca Muerta. Ese acuerdo fue también firmado por las principales empresas del sector. De parte del gremio, en paralelo, surgió el pedido de la recomposición salarial.

Sin embargo, las empresas sostuvieron que no están en condiciones de reconocer la recomposición salarial exigida ya que “es inviable afrontar ese gasto sin un esquema de Plan Gas a la vista, con el precio del barril de petróleo de nuevo en torno a los u$s40, con cerca de 25.000 empleados que permanecen en su casa sin actividad (17.000 de los cuales son de Neuquén) y sin la posibilidad de despedir personal por la prohibición vigente”.

“Dicen que están en una mala situación y que no quieren pagar. Así que vamos a la pelea directamente. Nosotros vamos a redoblar la apuesta y ahora también queremos que se abra la paritaria de este año”, sostuvo Pereyra, quien remarcó: “Nos sentimos discriminados, hay gremios con los que acordaron un 30% de paritaria de este año y a nosotros nos deben todavía de la paritaria del año pasado y no lo quieren pagar”.

El dirigente gremial también adelantó que se planteará la posibilidad de realizar paros en las actividades (aunque no se confirmó) y que las empresas deberán pagar los sueldos de forma completa a todos los trabajadores, incluso los suspendidos durante la pandemia, ya que sostuvo que el artículo 223bis (por el cual los trabajadores cobraron el 60% de su sueldo), “ya no está vigente”. Ayer, en ese marco, los representantes sindicales se reunieron para definir los pasos a seguir.

Objetivo

El resultado de la reunión de ayer parece interferir, para el sindicato, de lleno con el objetivo que expusieron, de manera pública, las empresas durante las últimas semanas. El documento firmado con Pereyra fue ratificado por PAE, Tecpetrol, Total, Chevron, Vista y Pluspetrol. Las empresas sostienen que la pauta salarial no forma parte de ese acuerdo, que siempre se trató de la actividad. De todas formas, señalaron que se trabajará para definir una alternativa que les permita a los sindicatos tener una opción para ofrecerle a su gente, con la finalidad de volver a recomponer la mesa del diálogo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario