Ya cambian próxima siembra por el derrumbe de la soja

Economía

El precio de la soja en el mercado interno ($ 570 por tonelada, según la cotización del viernes) es sólo 1,7% superior al valor promedio de la oleaginosa durante todo 2003. Esta comparación es la confirmación de que el boom de la soja terminó, y obliga a replantear todos los negocios vinculados a la nueva cosecha 2004/2005, que estaban atados a la expectativa de una continuidad en la cotización de la oleaginosa. Pero la soja hoy vale 21% menos que a principios de mayo, y si bien se recuperó 5% con relación a fines de ese mes, el precio que ahora sustenta apenas es similar al que cotizaba el año pasado antes del boom, en cierta manera sobredimensionado, que ilusionó a productores y al gobierno que recauda las retenciones.

La siembra de trigo ya comenzó en el país y se presume que el área destinada al cereal aumentará poco más de 6,7%, según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. El interés por el trigo se sustenta en que representa el ingreso del productor frente al nuevo año. Y si bien los problemas climáticos condicionan el avance de la siembra, la decisión de los productores se mantiene firme en cuanto a concretar las tareas. Pero ese trabajo está condicionado, sin embargo, por un fuerte aumento en los insumos. A la suba de los combustibles se agrega la de los fertilizantes y agroquímicos, que incrementaron entre 30% y 50%, según el producto y marca, sus valores durante las últimas semanas.

Pero la baja de la soja y el aumento de los costos para la producción no son los únicos elementos que el agricultor tiene en cuenta por estos días.
«La baja de la soja en las últimas semanas genera un reacomodamiento en baja de los arrendamientos aún pendientes de concreción para el ciclo 2004/2005. Adicionalmente, la disminución en precios futuros obliga, asimismo, a ajustar los costos y lleva a que se refuerce la presión bajista sobre los valores del arriendo», dice un análisis del analista Mario Arbolave, de Márgenes Agropecuarios.

La soja, en tanto, se sigue recolectando, y se habría levantado 97,2% que ya contabiliza 13,9 millones de hectáreas sobre los 14,5 millones previstos, según la Bolsa de Cereales. El informe, conocido el viernes, prevé una cosecha de 31,8 millones de toneladas, por debajo de los 32,2 millones estimados anteriormente, con un rinde promedio de 22,1 quintales por hectárea.

Dejá tu comentario