A Macri ni fondos extra le alcanzan

Edición Impresa

La economía de Mauricio Macri no deja de encontrar escollos. Si bien logró la aprobación de una suba de impuestos (a la medida de la oposición) y también en su momento el permiso para la emisión de bonos y para la venta de lotes fiscales para aumentar la caja, esas ecuaciones no cierran hoy en las oficinas del Gobierno porteño.

Esta semana, Macri envió a la Legislatura un viejo proyecto que de sólo comentarlo fue interceptado ante la Justicia. Fue cuando se lanzó una licitación para generar un endeudamiento de $ 600 millones de la empresa estatal Autopistas Urbanas SA (AUSA) para volcarlo a obras de pasos bajo nivel y otras viales que son las única que puede hacer ese organismo. Respondiendo a un recurso de legisladores de la Coalición Cívica y el ibarrismo, la Justicia vetó esa convocatoria por considerar que no correspondía. Ahora Macri envió un proyecto de ley con idéntico propósito.

Al mismo tiempo busca aumentar las adhesiones en la Legislatura porteña, tal como anticipó este diario, para poder usar el dinero de la venta de los lotes en Catalinas ($ 300 millones) en obras viejas, para lo cual se requiere la sanción de una excepción a la norma que traba los fondos sólo para nuevas licitaciones.

Ahora la administración macrista intenta un atajo para echar mano a parte del dinero de la colocación de bonos Tango (unos u$s 475 millones) que está asignado para la construcción de subtes, pero como no hay proyecto ni licitación, terminó en la compra de Lebac y otra parte en plazo fijo de libre disponibilidad.

El PRO sabe que no hay votos de la oposición para endeudar a AUSA, pero pondrá sobre la mesa de las comisiones el proyecto para terminar proponiendo la idea de «prestarle» u$s 150 millones a la empresa estatal de los obtenidos con los bonos, como otra excepción y que luego AUSA los devuelva, ya que es una empresa que obtiene ganancias.

AUSA tiene a su cargo «la construcción, ampliación, explotación y administración de la Red de Autopistas y Vías Interconectadas de la Ciudad». La iniciativa de Macri establece la necesidad de endeudamiento para construir aproximadamente 25 pasos bajo nivel en distintos cruces de las vías de las líneas de ferrocarriles ex Mitre, ex Urquiza y ex San Martín y la ampliación del puente Pacífico en avenida Santa Fe y Juan B. Justo del barrio porteño de Palermo.

La oposición no está atravesando por un momento de generosidad como para dar los votos que el PRO no tiene. Si bien el oficialismo porteño logró que el kirchnerismo firmara el despacho para cambiar el destino de los fondos de la venta de los lotes de Catalinas, no están asegurados los votos para la aprobación en el recinto tal como está el acuerdo. Habría voluntad de permitir que el macrismo termine algunas obras ya iniciadas en otras gestiones con ese dinero, pero sólo algunas. Acusan al PRO de «mala administración» y piden información sobre el uso de las partidas ya destinadas a obras que no se realizan. En ese clima, el proyecto para AUSA, tal como lo pidió el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, esta semana a la mesa chica de su bloque, tendría dificultades para llegar a la sesión la semana que viene. Seguiría, en cambio, las reglas que viene padeciendo cada proyecto de Macri, es decir, la modificación que imponen las bancadas anti-PRO hasta finalmente ceder a la petición del Ejecutivo.

Por el momento, la semana que viene el nuevo proyecto de ley para el endeudamiento de AUSA será tratado en la Comisión de Presupuesto que preside Álvaro González.

«En esta instancia, se propicia celebrar operaciones de financiamiento/endeudamiento para la ejecución del plan de obras que el Ministerio de Desarrollo Urbano encomendó a AUSA», dice el proyecto de Macri y señala: «Destacando que tales obras fueron solicitadas por el Poder Ejecutivo Nacional para disminuir tránsito en pasos a nivel en los FF.CC. ex San Martín, ex Mitre y ex Urquiza».

Luego argumenta una cantidad de beneficios que traerán esas obras, que además se ejecutarían en 24 meses, como que mejorarán la fluidez del tránsito y se generarán nuevos espacios verdes en el empalme de calles. Como otro fundamento, la iniciativa asegura que aumentará «el valor inmobiliario de las propiedades y el valor del suelo por la refuncionalización de la zona».

Dejá tu comentario