Aborto: guerra intrafuerzas y vicios de técnica legislativa

Edición Impresa

Debate se inicia el 20-3. Presentaciones cruzadas de ayer comienzan a resquebrajar ambiente de armonía en los distintos bloques.

La discusión sobre la despenalización del aborto se largó ayer, de manera formal, en el Congreso. Por un lado, diputados de distintos bloques realizaron un show de pañuelos verdes en el anexo de la cámara baja para informar la presentación, por séptima vez, del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, con récord de firmas. Horas más tarde, un ramillete menor de legisladores dio a conocer una iniciativa en defensa de la vida.

Ambas propuestas comparten dos cuestiones: el inicio de las lesiones que dejará la trifulca hacia adentro de los bloques parlamentarios -inevitable, aunque no avanzar con este debate, que se tendría que haber dado años atrás y fue frenado sistemáticamente por el kirchnerismo, sería un retroceso enorme para el país-; y los vicios legislativos que contienen ambos proyectos, que se acercan más a manifiestos políticos que a iniciativas de ley, pese al poco interés que esto genera.

Por la mañana, referentes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito oficializaron la presentación de un proyecto de ley sobre despenalización del aborto, que lleva la firma de 71 diputados. El oficialismo tendrá la presidencia de las cuatro comisiones en las que se debatirá el tema: Legislación General (cabecera), Legislación Penal, Salud y Familia. De hecho, el titular de la primera, Daniel Lipovetzky (PRO), quien está a favor pero recibió algunas críticas de militantes durante la conferencia de ayer por expresar sus ideas, convocará a un plenario para el 20 de marzo próximo. "Si el aborto lo tiran al bombo, va a haber quilombo, va a haber quilombo", le cantaron al legislador del PRO.

Durante el plenario del 20-3 se armará un cronograma y se sabrá, al menos, la fecha delimitada para firmar dictámenes. Luego dependerá de la voluntad de los jefes de cada bancada incluir o no el tema en una sesión ordinaria. Si no, los 71 legisladores que firmaron el proyecto podrán exigir una sesión especial.

En sí, el proyecto a favor del aborto no arranca, como debería ser, con la eliminación de la penalización establecida en el Código Penal. Recién a lo último del articulado se menciona esa situación. Sin embargo, la iniciativa sí deja en claro que "en ejercicio del derecho humano a la salud, toda mujer tiene derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras 14 semanas del proceso gestacional";

Por la tarde, el diputado demócrata cristiano Juan Brügge, alfil del gobernador de córdoba, Juan Schiaretti, mostró una iniciativa en contra del aborto, situación que en la realidad está penada. Por caso, el artículo primero señada que "se garantiza la protección integral de los derechos de las mujeres embarazadas y de los niños por nacer que se encuentren en el territorio de la República Argentina, así como el ejercicio y disfrute pleno, efectivo y permanente de aquellos derechos que se les reconocen en el ordenamiento jurídico nacional, de conformidad con lo establecido en el artículo 75, inciso 23, de la Constitución Nacional".

La iniciativa de Brügge también está firmada por gente del PRO, del Frente para la Victoria, peronistas disidentes y por legisladores de la Coalición Cívica. Lo cierto es que, por ahora, la postura pro aborto está corta de votos en Diputados y ya provoca roces en los bloques. En el Senado, hay aun menos adhesiones.

Dejá tu comentario